Compartir

Desigual, con Adriana Lima, ha cerrado el día con moda para mujer, porque han querido concentrar el mensaje de la marca en la moda femenina.

La colección que ha presentado para el verano 2014 se inspira en los años setenta, en los festivales de música de verano como Coachella, en California, y está llena de flores y margaritas que serán tendencia para el año que viene.

El calendario de desfiles ha arrancado con muy buenas vibraciones y con las colecciones frescas, limpias y veraniegas de Krizia Robustella y Selim de Somavilla, que han compartido pasarela.

Robustella ha enseñado una colección para mujer y hombre muy optimista, con cuadritos de vichy de todos los tamaños y colores en tonos pastel, combinados con algún estampado frutal y mucho complemento a lo Carmen Miranda. Moda de playa con alegría.

Selim de Somavilla ha debutado hoy en las pasarelas con un aire muy francés en sus propuestas, más urbanas que de playa, y con un cierto toque “pijo” francés, en moda tanto de hombre como de mujer.

La tercera ha sido la vasca Maite Albéniz, con un aire a la cantautora británica Adele. Con solo 22 años y recién licenciada, la diseñadora no ha pasado desapercibido en su primer desfile al presentar una colección para hombres con brillos, lentejuelas, dorados y gasas transparentes.

Ha vestido “a hombres machos de pelo en pecho, como a mi me gustan”, ha declarado a Efe, pero sus propuestas han sido puramente femeninas, han gustado mucho a las mujeres pero han descolocado a los hombres.

Pantalones corto en tonos pastel de pailletes, camisetas con apliques de cristal y lentejuelas doradas, casi como galones militares “kitsch”, se han combinado con camisas, con y sin mangas, de gasa con volantes, delantales y casacas, toreras y boleros cuajados de cristal.

Dice que su inspiración ha sido Ray Charles, que siempre actuaba con un traje clásico pero de tejidos impactantes y brillantes, mientras que Mick Jagger es su referencia de silueta.

La diseñadora ha escogido un estilo de líneas muy puras y muy ajustadas al cuerpo realizado con tejidos que hasta ahora estaban reservados para vestir de fiesta a las mujeres.

Ha sido una riquísima colección de mujer lucida por hombres y para hombres, muy elaborada, todo está hecho a mano, y difícil de vender. Lo más barato, las camisas básicas a partir de 250 euros.

Who, con Laia Roca como diseñadora, y Sur, la marca de Laura Figueras, también han compartido pasarela.

La primera se ha apoyado en la modelo Malena Costa para enseñar una colección llena de vestiditos negros fresquitos y ligeros para el verano, que sirven para cualquier momento del día, y muchas camisas blancas.

Laura Figueras, afincada en Londres y que entró en las pasarelas como Bambi by Laura, ha empezado en blanco para evolucionar hacia el color, amarillos, naranjas y pequeños estampados muy limpios en organza de seda, hilo y algodón.

Ofrece líneas muy limpias aparentemente simples pero con un sello chic de calidad por los tejidos, de manufactura inglesa y española, y la costura, hecha en talleres de Barcelona.

Manuel Bolaño ha sido muy poco comercial con una colección muy trabajada en patrón y costura pero de resultado incierto. Ha enseñado camisas de algodón con algún serigrafiado negro y plisados soleil en la parte delantera, para ellos y ellas.

Además ha mostrado faldas con volúmenes y cintura muy alta para mujer y pantalones de tiro bajo para ellos, con cremalleras como elemento destacado.

Zazo & Brull también han tenido hoy su tiempo, igual que Brain & Beast, que ha hecho de un estampado que recordaba los shemagh o pañuelo palestino su tejido emblema de la temporada, junto con estampados de flores sobre seda ligera, para ambos sexos.