Compartir

En una rueda de prensa a su llegada a Buenos Aires tras caer en semifinales de Wimbledon, Del Potro expresó su deseo de descansar y “estar saludable” para poder jugar todos los torneos grandes posibles e intentar clasificar al Masters.

“Ahora viene la gira de Estados Unidos que es una superficie que me gusta mucho (cemento)”, dijo a los medios el tenista argentino, que ascenderá al número siete del ránking a partir del lunes.

Del Potro admitió que se quedó con un “sabor amargo” por no haber accedido a la final de Wimbledon, pero destacó que “hacía tiempo que no jugaba tan bien” como en el partido que disputó contra el serbio Novak Djokovic.

Tras una etapa en la que no se sentía bien ni física ni anímicamente, el tandilense admitió que volvió a disfrutar “después de un largo tiempo” durante las casi cinco horas en que peleó sobre el césped de Wimbledon contra el número uno del mundo en una de las semifinales más reñidas de la historia del torneo.

Del Potro se someterá estudios médicos en la rodilla izquierda, pero descartó una lesión.