Compartir

Fue un día para los recuerdos, los abrazos y hasta las lágrimas. La emoción embargó al restaurador Raimundo González Frutos, cocinero y ex propietario del restaurante Rincón de Pepe, en el homenaje que ayer le tributaron sus antiguos empleados.