Compartir

La pedanía celebra sus fiestas patronales con una singular prueba de habilidad: atrapar a un cerdo en una piscina llena de agua y barro