Compartir

Tiene tan solo ocho años pero este niño riojano es capaz de realizar operaciones matemáticas tanto sencillas como complejas sin la ayuda de un papel, un lápiz o una calculadora. Sólo necesita un ábaco o la visualización mental para resolver cualquier operación que se le proponga, ya sea una suma, una multiplicación o una raíz cuadrada.