Compartir

Y colorín colorado… Así terminaban antaño muchos cuentos, en los que se otorgaba a sus protagonistas una vida de felicidad plena en la que comían perdices y otras cosas. Ayer terminó, también, no un cuento, sino una retahíla de ellos; de todos los que han surgido en el marco del Festival Internacional de Cuentos La Antigua Ferrería, celebrado en Ezcaray y Azárrulla, en el que el colofón no fuero…