Compartir

«El dinero también tiene patria, y aquel que explota una industria en el país y se lleva el dinero para guardarlo afuera está pecando». Leí estas palabras del Papa Francisco y las puse en contraste con la lamentable declaración del abogado del señor Bárcenas: «Tener 40 millones en Suiza no es ningún delito».