Quantcast

Ana Garrido pierde los papeles a la salida del pleno

Ana Garrido, la trabajadora
municipal que denunció al Ayuntamiento de Boadilla del Monte por un conflicto
laboral en el que reclamaba una mayor retribución al Consistorio, ha acudido
hoy a la sesión plenaria en la que Alternativa por Boadilla y el PSOE de la
localidad solicitaban la dimisión de Adolfo Arias, el concejal de Juventud,
esto es, el jefe directo de la denunciante.

En este sentido, el equipo de
Gobierno ha aprobado que se debatiera en Pleno la moción presentada por la
oposición de Boadilla, lo que no era obligatorio al ser presentada la misma
fuera del tiempo establecido por la normativa de funcionamiento de las sesiones
plenarias. Ni UPyD ni el grupo municipal popular han votado a favor de la
dimisión después del debate.

Tanto Susana Sánchez, concejal de
personal del Ayuntamiento, como Miguel Ángel Ruiz, portavoz de los populares,
han explicado las razones por las cuales les parece que no tiene fundamento
alguno la dimisión además de explicar que no entienden el intento por parte de
la oposición de politizar un litigio de clave laboral, como tantos otros que
tiene el Consistorio.
(Puede ver las explicaciones de “>Susana Sánchez Campos y de “>Miguel Ángel Ruiz que ha recogido en vídeo este diario.)

Los argumentos y razonamientos
esgrimidos por parte de los concejales no han convencido a la ex trabajadora
municipal que, a la salida del Pleno, ha acusado a diferentes ediles de
“mentirosos”. Además, ha perseguido a algunos de ellos, como es el
caso de Susana Sánchez, a quien la Policía ha tenido que proteger ante la
insistencia de la misma de encararse con la responsable del personal del
Ayuntamiento, como se puede ver en el vídeo que ha intentado torpedear la misma
robando la cámara con la que se estaba grabando la situación descrita.

Tampoco se han salvado los ediles
de UPyD, a los que ha tachado de “sinvergüenzas” e insultado de
diferentes modos.
Además, la ex trabajadora municipal, se ha mostrado muy nerviosa,
a pesar de que la persona que le acompañaba, en principio un abogado, intentaba
tranquilizarla ante su actitud agresiva y desafiante con los cuerpos de
seguridad, concejales y vecinos presentes, a los que también, varios minutos después
del Pleno, se dedicó a grabar en un intento de amedrentarles.

Según se deduce de los reproches
aducidos “a voz en grito” a la concejal de personal, su irritación la
ha causado el que la señora Sánchez haya descubierto el modo en el que accedió
al Ayuntamiento, en el año 93, cuando Arturo González Panero, hoy imputado en
la Gürtel y apodado “El Albondiguilla”, era concejal de Personal.

Como se puede ver la concejal ha dejado entrever que la plaza como trabajadora  municipal convocada, que finalmente ella ganó,
tuvo un proceso un tanto sospechoso en sus plazos de convocatoria y sus
condiciones de acceso.

Esto es, que se hizo a propósito
para que ella entrara en el Consistorio en una época en la que ella gozaba del
favor de González Panero y su entonces mujer, como ella ha reconocido en
numerosos medios de comunicación.  De ser
esto cierto, las razones que ella está aduciendo de su “acoso”
caerían por su propio peso, una vez que el Ayuntamiento ha denunciado ya al
anterior alcalde y una “amiga con la que tiene una relación íntima”,
también funcionaria ante Ruz, el juez instructor del caso Gürtel.

Posteriormente, Ana Garrido ha
pedido disculpas en Twitter: “1/2 La cantidad d mentiras q llevo
soportando sobre mi a pesar d llevar razón me ha hecho perder la calma. Pido
disculpas si he ofendido”, “2/2 alguien a la salida del pleno
municipal del @Ayto_Boadilla No soy siempre inalterable ante la Injusticia
#Anacontragurtel”.

Comentarios de Facebook