sábado, 19 septiembre 2020 4:55

El Gobierno acepta reunir pronto la mesa de Cataluña

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha afirmado este jueves que el Ejecutivo está dispuesto a celebrar la mesa de diálogo sobre Cataluña a mediados de septiembre, como ha pedido el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, como condición para sentarse a negociar los Presupuestos Generales del Estado (PGE), pero ha reconocido que no sabe si la posición de ERC está “previamente” hablada con el ‘president’ Quim Torra.

En rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, después de las reuniones del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con Rufián y con Aitor Esteban (PNV), Montero ha dicho que la reunión se celebrará cuando los gabinetes de Sánchez y de Torra cuadren sus agendas. Además, ha dicho que, dado que Sánchez tiene relación “fluida” con todos los presidentes autonómicos, es probable que ambos hablen personalmente en los próximos días.

Rufián ha hablado de reunir la mesa a mediados de septiembre y Montero ha dicho que el Gobierno no tiene “ningún problema” en que el encuentro se celebre en esas fechas, “a la mayor brevedad”. “Queremos expresar la disponibilidad por parte de ese Gobierno“, ha señalado, para después recordar que el “diálogo” siempre ha sido una “constante” por parte del Ejecutivo.

El calendario planteado por Rufián coincide con la vista oral que el Tribunal Supremo ha previsto, el día 17, para decidir si inhabilita a Torra durante un año y medio por un delito de desobediencia. Montero se ha limitado a decir que el portavoz independentista no ha puntualizado si la reunión de la mesa debería ser antes o después de esa vista y ha insistido en que la fecha está en manos de los respectivos gabinetes de presidencia.

Según ha apuntado, Sánchez y Rufián no han hablado de fecha, ni de lugar, ni de orden del día ni de delegaciones, ni el portavoz independentista ha desvelado si tiene información sobre la disposición de Torra. En público, el Govern ha afirmado que si la mesa se reúne debe ser para hablar de autodeterminación de Cataluña y de amnistía para los condenados por el 1-O.

A la espera de su respuesta, Montero ha opinado que quien constantemente pide diálogo no debería oponerse a dialogar, pero también ha señalado que Torra conoce la posición del Gobierno sobre sus reivindicaciones y que “lo importante es dar contenido a las materias sobre las que se puede avanzar”.

Lo importante, ha dicho, es que se celebre la mesa porque el Gobierno considera que el diálogo es la única fórmula democrática para abordar un “conflicto” de dura demasiado. El Gobierno, ha dicho, no va a “reproducir los comportamientos del señor Rajoy” quien, a su juicio, “escondió la cabeza como un avestruz” e “hizo negación del problema demasiado tiempo”.

Aunque Rufián ha insistido en que la mesa es una condición para que ERC se siente a negociar los Presupuestos, el Gobierno entiende que no hay por qué esperar a que la reunión efectivamente se celebre y está dispuesto a sentarse con ERC “desde mañana, cuando lo vean conveniente”, para empezar a hablar aunque de momento no haya cifras sobre la mesa.

Montero ha incidido en que, además de independentista, ERC es un partido progresista y debería estar “en la onda” de las políticas que quiere hacer el Gobierno. Eso sí, ante las advertencias de ERC contra unos prespuestos acordados con Ciudadanos, ha insistido en que, con motivo de la pandemia y la crisis que ha generado, España necesita un Presupuesto “histórico y único” y, por tanto, una actitud de las formaciones políticas “histórica y única”. El propio Sánchez, ha dicho, se ha esforzado en transmitírselo a Rufián.

“ESTE GOBIERNO NO VA A EXCLUIR”

“Tenemos que abandonar el marco mental que ha valido en los ejercicios anteriores”, ha insistido. “No se trata de elegir en términos clásicos si uno aborda la negociación con una formación o con otra”, ha explicado Montero, sino de hacer un llamamiento general. “Este Gobierno no va a exlcuir, a trabajar con uno excluyendo a otro, va a trabajar pidiendo generosidad al resto para que no haya vetos cruzados”, ha recalcado.

El mismo mensaje vale para Ciudadanos, ya que fuentes del Ejecutivo asumen que la formación ‘naranja’ no verá bien la convocatoria de la mesa sobre Cataluña. Montero ha dicho que el Gobierno “nunca va a renunciar al diálogo como instrumento para el consenso” y que todo el mundo es consciente de las “diferencias que separan a todas las fuerzas políticas respecto al conflicto en Cataluña” pero que el debate presupuestario no se puede “homologar” a los de años anteriores.

Sánchez también se ha reunido este jueves con el portavoz del PNV, Aitor Esteban, y la portavoz ha agradecido su actitud porque “siempre, dentro de su marco ideológico, intenta construir” y “facilitar la gobernabilidad de España” desde la diferencia.