Quantcast

Qué hacer para evitar un incendio

Por desgracia son muchas las veces en las que el fuego es el gran protagonista de terribles tragedias. Ciertamente, vivimos rodeados de elementos que  pueden desatar el fuego en cualquier momento. La chispa puede saltar cuando menos te lo esperes por causas muy diversas tales como el uso de materiales inflamables, problemas en las instalaciones, uso de combustibles… Estar prevenido debe ser un factor determinante, nuestra máxima prioridad. Por este motivo, resulta imprescindible solicitar el asesoramiento de una empresa contra incendios que nos facilite un sistema de protección adecuado, garantizándonos la seguridad que necesitamos.

Principales tipos de sistemas de protección contra incendios

Cabe resaltar, que en multitud de ocasiones la mayor parte de los daños causados por un incendio se podrían evitar con el uso de adecuadas instalaciones contra incendios. No obstante, existe un gran desconocimiento al respecto a pesar de ser un asunto de tanta transcendencia, y aunque bien es cierto que se ponen en práctica algunas medidas y actuaciones,  no es menos cierto que brillan por su ausencia los equipos de protección contra incendios.

Tanto si tenemos una vivienda, un local, unas oficinas o incluso una  comunidad de vecinos, debemos tener en cuenta la importancia de contar con empresa proteccion contra incendios que nos facilite las instalaciones que precisamos y ser conscientes de la necesidad de unas prácticas  buenas de mantenimiento. De nada nos serviría disponer de un sistema de  protección de este tipo si no se toman las medidas oportunas para su correcto funcionamiento a través del tiempo.

Para que vayamos tomando nota, a continuación detallamos los dos métodos de protección de incendios más importantes:

1.- Sistemas de protección activa.

Incluye todas aquellas medidas que avisan sobre la posible existencia de un incendio y las que se ocupan de impedir que el fuego se propague minimizando los posibles daños que pueda causar. Cuando hablamos de protección  activa hallamos los siguientes componentes:

  • Los extintores
  • Sistemas de detección y alarmas de incendios
  • Sistemas de evacuación por voz
  • Columnas secas
  • Los sistemas fijos de extinción
  • Detectores de gases

2.- Sistemas de protección pasiva.

A pesar de que su función no es tanto la de extinguir los incendios, sin duda alguna ayuda a que los daños y las pérdidas sean mucho menores.  Este tipo de protección, también conocida como PPCI, no está formada  por componentes móviles. Asimismo, no precisa que se conecte a ninguna instalación porque cuenta con su propia autonomía. Por otra pate, prácticamente no necesita mantenimiento alguno. Entre sus elementos tenemos:

  • Las pinturas intumescentes
  • Los recubrimientos de paredes
  • Ignifugación de las instalaciones contra incendios
  • La amplitud de los pasillos

Cuál escoger

Obviamente no todos los tipos de protección son adecudos para todas las circunstancias, hay que distinguir.

  • Para empezar lo primero es tener claro lo que necesitamos.
  • Tampoco hay que perder de vista el lugar donde se va a instalar así como la cantidad de tiempo que las personas pasan en él.
  • De igual forma, hay que contemplar si hay posibilidad de emergencias.
  • O si hay sustancias susceptibles de arder o aparatos que  puedan ocasionar un incendio.

Una vez detectadas las necesidades que tenemos debemos elegir los sistemas adecuados que mejor se adapten a cada una de ellas. Aunque para garantizar la máxima seguridad siempre es aconsejable contar con el apoyo y el buen hacer de expertos especialistas en la materia como los que hallarás en Manixintegral, una empresa de protección contra incendios segura y confiable, que cuenta con una amplia trayectoria profesional en el sector.

De todas formas, es conveniente que además de incluir en tu vida un eficaz sistema de seguridad antiincendios, conozcas un efectivo plan de evacuación para poner en práctica.

Plan de evacuación en caso de incendio

El riesgo de incendio existe con mayor o menor probabilidad,  pero siempre está ahí. Por ello, tal y como hemos comentado en párrafos anteriores, es fundamental contar con un sistema de protección contra incendios, pero si se produce, hay que solventar la situación de la mejor manera posible manteniendo la calma ante todo.

Es primordial proceder a a la evacuación de las personas nada más detectar la emergencia, dando la alarma a todos los ocupantes que estén en ese momento en el lugar del siniestro.  Pero antes es indispensable alertar a los equipos de intervención, para que actúen lo más rápido que puedan. Pero mientras llegan:

  1. Si se trata de un incendio pequeño, trata de apagarlo con el extintor, pero sin poner en riesgo tu propia seguridad.
  2. Procura tener siempre una salida disponible, no permitas que el fuego se interponga entre tú y la salida.
  3. Igualmente, no rompas las ventanas ni utilices los ascensores
  4. Ten cuidado de comprobar antes de abrir las puertas si están calientes o se filtra humo a través de ellss. No las abras en ese caso. Ten en cuenta que la intoxicación aguda por humo es la principal causa de muerte durante un incendio, muy por encima de las quemaduras.
  5. Por último, ayuda a las personas discapacitadas o más vulnerables, pero no pongas en peligro tu vida por salvar tus pertenencias materiales.
  6. Y por supuesto NUNCA regreses a la zona afectada hasta que lo permitan las autoridades a cargo.