Quantcast

El PP lleva al Congreso un Plan Renove hasta 2030 con fondos europeos que no discrimina por tecnologías

El PP ha registrado en el Congreso de los Diputados un Plan nacional de modernización y renovación del parque móvil para el cual plantea el uso de los fondos europeos del Plan de Recuperación, a un porcentaje equivalente al peso de la automoción en el PIB, con un objetivo anual de una renovación mínima del 5% durante toda la década hasta 2030.

Todo ello bajo la premisa de contribuir a la transformación de la industria del automóvil, la auxiliar y la cadena de valor, el objetivo de reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros contaminantes y la mejora de la seguridad vial «sin penalizar ni discriminar negativamente ninguna motorización ni solución tecnológica que cumpla los parámetros establecidos por la Unión Europea».

Los ‘populares’ plantean su propuesta en una proposición no de ley, para su debate ante la Comisión de Industria, Comercio y Turismo del Congreso en la que piden al Gobierno la puesta en marcha de este plan en el plazo de un mes, con el objetivo de una tasa mínima anual de retirada de circulación de vehículos del 5%, e incentivos para maximizar la sustitución de aquellos con más de diez años de antigüedad.

AYUDAS DIRECTAS ACUMULABLES SIN DISCRIMINAR TECNOLOGÍAS

Para ello, plantean ayudas públicas siempre que se cumpla la normativa de seguridad y emisiones, con arreglo a los criterios europeos, «cualquiera que sea su tecnología de propulsión», y también apoyo a la compra de vehículos de ocasión de hasta siete años.

Los ‘populares’ proponen que los incentivos se otorguen en función del nivel de renta del beneficiario, el precio y el tipo de vehículo, y que los incentivos sean acumulables y compatibles con otras ayudas públicas, así como una partida específica para vehículos industriales.

La propuesta es que este denominado ‘Programa Renove-30’ tenga carácter permanente a lo largo de toda la década, con un presupuesto equivalente al menos al programa Moves para ayudas directas a la compra de nuevos vehículos o a través de operaciones de leasing financiero o de renting.

TRIPLICAR LOS FONDOS PARA LA CADENA DE VALOR HASTA 12.000 MILLONES

El PP propone completar este programa de sustitución con dos grandes planes, uno con reformas para la modernización del parque automovilístico, y otro con una batería de medidas fiscales, entre ellas la ampliación a 12.000 millones de euros el Plan impulso a la cadena de valor de la industria de la automoción, triplicando la dotación prevista en cada componente.

Asimismo, llaman a incluir todas las ayudas de estos planes en las exenciones y bonificaciones del IRPF y Sociedades, rebajar los impuestos especiales a vehículos que cumplan los objetivos de emisiones y seguridad vial, ampliar las deducciones por innovación tecnológica para las pymes, y un programa específico para ayudar a ayuntamientos en la renovación de su flota de transporte público.

PUNTOS DE RECARGA ELÉCTRICOS CADA 60 KILÓMETROS

Entre las reformas para la modernización y renovación del parque automotor, el PP plantea el despliegue de una red nacional de recarga y abastecimiento para motorizaciones alternativas, con el objetivo de garantizar un punto de abastecimiento cada 60 kilómetros, por lo menos, para movilidad eléctrica, y 100 kilómetros para los de hidrógeno y otros combustibles no emisores.

Asimismo, llaman a reforzar las Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV) con plena colaboración de las estaciones, la Dirección General de Tráfico (DGT) y el Consorcio de Compensación de Seguros, simplificando procedimientos, certificaciones y homologaciones, y la promoción de innovación y desarrollo tecnológico y su incorporación al vehículo e infraestructuras.