Quantcast

STM y CGT rechazan el acuerdo para Ford Almussafes negociado por UGT

Los sindicatos STM y CGT se han mostrado críticos este martes con las medidas acordadas por UGT para optar a la electrificación de la factoría de Ford Almussafes (Valencia), que califican de «congelación salarial de cuatro años», y han avanzado su rechazo al pacto cerrado en Colonia.

El sindicato mayoritario ha dado a conocer este martes, en una comisión negociadora, los detalles del acuerdo de medidas con las que Almussafes aspira la adjudicación de los modelos eléctricos de la compañía.

Según UGT, que intenta lograr el apoyo del resto de sindicatos al pacto, se trata de «medidas de flexibilidad» y una «contención» de los salarios hasta 2027, con aumentos «para todos y cada uno de los años», y «nunca congelación» de los sueldos, así como turnos flexibles en función de la carga de producción y la posibilidad de trabajar los sábados.

En concreto, entre otras cuestiones, UGT ha desvelado una «contención salarial» a cinco años que incluye «aumentos salariales todos los años», pero desvincula estos del IPC y no serían consolidables en tablas para toda la plantilla. Según sus cifras, prevé incrementos de 1.000 euros para 2022, de 1.500 euros para 2023, de 2.000 para 2024 y de 2.500 euros para 2025. Sumarían en total 7.000 euros hasta 2025, tras lo que en 2026 se retomaría la senda de recuperar el IPC con un aumento del 1,6%.

Sin embargo, el portavoz de STM, Daniel Portillo, que está a la espera de poder realizar una «valoración global» con sus compañeros de sindicato este miércoles, ha avanzado que su organización sindical no firmará el acuerdo porque cree que supone «un retroceso de derechos y recorte salarial».

Ha criticado, además, que nunca se había dado una congelación salarial de cuatro años, «por mucho que la quieran adornar con una paguita», y más cuando «los economistas dicen que el IPC estará muy incrementado».

Además, ha denunciado «la falta de transparencia» en la mesa negociadora, porque «ningún sindicato había presentado una propuesta de recortes o flexibilidad o las palabras bonitas con las que lo quieran poner».

Por su parte, el delegado de CGT, Mariano Bosch, ha lamentado que el acuerdo es «peor de lo esperado» y ha criticado que se hayan firmado «cuatro años de congelación salarial», porque las pagas de entre 1.500-2.050 euros que recibirán los trabajadores «no van a consolidarse en tablas salariales» y dentro de cuatro años la plantilla «tendrá el mismo salario que en 2022». También ha criticado que, mientras a nivel estatal los sindicatos debaten sobre reducir la jornada laboral, en Almussafes se amplía en 15 minutos diarios. «Es más de una semana de trabajo más en todo el año», ha lamentado.

Con todo, cree que la petición de apoyo de UGT es «una cuestión formal» y considera «alucinante» que pidan que el resto de sindicatos se sume «a un acuerdo que han negociado a sus espaldas» con la dirección valenciana y la europea, en el que casi ninguno de sus puntos se había abordado antes en las mesas de negociación.