Quantcast

Renault no quiere a España: los chips son para Corea y Marruecos

La plantilla española del Grupo Renault no está nada contenta con la dirección de la compañía gala y su forma de luchar contra la crisis de suministros de componentes electrónicos aislando las plantas en España y primando el envío de materiales de las extranjeras, sobre todo las que se encuentran en Corea del Sur, Rusia y Marruecos. MERCA2 se ha puesto en contacto con un portavoz oficial de Renault, quien ha asegurado que «esto no es así» además de afirmar que no hay documentos que prueben las acusaciones. Sin embargo, fuentes laborales del grupo de Luca de Meo sí acusan a la dirección del desabastecimiento de las plantas hispanas para beneficiar a las foráneas.

Según estas fuentes, hay un «sentimiento de abandono e indignación» entre la plantilla española. «Cada día está más claro que Renault no apuesta por España y que a medio plazo peligra nuestro futuro, hasta el punto de que muchos compañeros podrían incluso plantearse marcharse a trabajar en las plantas que la empresa tiene en Asia para no perder el empleo».

Una de esas fábricas preferidas por la dirección francesa es la de Corea del Sur, en Busan, que es una planta de ensamblaje de vehículos que venden a Europa. Por ejemplo, el Renault Koleos, conocido en Corea del Sur como QM6, un modelo estrella que fabrican allí, donde la firma opera bajo la marca Samsung. De hecho, el pasado mes de julio tuvieron que reducir la actividad por una escasez de chips y priorizaron los envíos aun perjudicando la filial española.

Otra de las apuestas de la compañía francesa en Asia es la producción de coches híbridos en China, algo que preocupa a la plantilla española, más aún después del acuerdo con el Grupo Geely con el que la firma vuelve al gigante asiático tras salir el pasado año, al terminar su acuerdo con Dongfeng Motor Group. Y es que las marcas extranjeras solo pueden operar en China si estas están asociadas con firmas locales (excepto en el caso de Elon Musk, al frente de Tesla).

RENAULT ESTÁ PENDIENTE DE ASIA

Además de Corea del Sur y China, Renault tiene más factorías en países de Asia donde se reciben componentes electrónicos antes que las de España. Es el caso de Rusia, donde tienen la fábrica más grande del mundo, tras una pugna con General Motors. En ella se producían los Lada, coches del régimen soviético que motivaron uno de los chistes que Ronald Reagan contaba cuando era presidente de EEUU en la guerra fría.

Actualmente, la planta está enfocada a la producción de vehículos Dacia que son para un público de poder adquisitivo menor que los modelos más caros. En febrero, Renault anunció que su factoría en Moscú tenía un incremento del presupuesto para un proceso de modernización incluyendo la instalación de 150 robots fijos para producir vehículos. Esto se unía al proceso logístico, que también está automatizado, y cuyos componentes y piezas se entregan y transportan mediante 160 drones de fabricación propia.

LAS FÁBRICAS DE MARRUECOS IMPORTAN MÁS QUE LAS DE ESPAÑA

En Marruecos, la empresa que dirige Luca de Meo tiene dos factorías, en Tánger y Casablanca. Ambas están destinadas a ensamblar los distintos modelso de Dacia, muy importantes para la economía del país.

Además, en mayo de este año el grupo galo presentó el Renault Express, en su filial marroquí y acompañados por las autoridades del país. Se trata de un coche fabricado al 100% en el país africano.

Y es que Renault quiere convertir al reino alauí en un país competitivo como ya lo es China o India, de ahí que lo priorice frente a España.

ERTE HASTA JUNIO DE 2022 ¿Y LUEGO ERE?

En medio del nuevo ERTE, algo que ha hecho que suponga un golpe muy duro a las plantillas españolas de Palencia y Valladolid, y que presumiblemente también afectará a la de Sevilla, todo esto ha hecho que se sientan apartados de la empresa.

Este nuevo ERTE tiene una duración de siete meses, del 1 de diciembre de 2021 al 30 de junio de 2022, afectando a 8777 empleados. Ahora queda negociar para mejorar las condiciones y dar el visto bueno a la propuesta de la empresa.

Aun así, el miedo de los trabajadores españoles según las fuentes de MERCA2 es que después de esa ampliación del ERTE Renault quiera presentar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). El hecho de que las propias fábricas se ven afectadas por una falta de componentes hará que el volumen de unidades fabricadas caiga un 50%, desplome significativo que puede ser la condena para estas fábricas.