Quantcast

Alioli: el sustituto del huevo para una salsa con sabor ’10’ sin nada de grasa

Llega el verano y con el mismo las salidas al aire libre y el compartir en familia o entre amigos de ricas y tradicionales comidas; la mayoría de ellas sumamente deliciosas acompañadas de un rico y cremoso alioli. Si bien el alioli tradicional está conformado solamente por dos ingredientes: aceite y ajo, con el transcurrir del tiempo se añadió huevo para emulsionar de manera más rápida la preparación.

Para muchos cocineros añadir huevo al alioli es una atrocidad, pues contraría todo lo que ellos consideran correcto de la cocina tradicional y clásica. Sin embargo, no solo el alioli ha evolucionado. En el mundo de la gastronomía todas las recetas se han adaptado a las más variadas versiones mejorando o bien su sabor o adaptándose a diferentes paladares.

Prepara un saludable alioli sin huevo

Alioli de leche
Foto/Archivo

Tal como en otras recetas, cuidar la frescura de los ingredientes a utilizar es sumamente necesario. La leche debe ser fresca, no tener ningún tipo de olor extraño y encontrarse a temperatura ambiente al momento de ser utilizada. De igual forma el ajo debe estar en perfecto estado; y para evitar que repita su sabor, lo mejor es retirar su germen interno antes de cualquier preparación cruda.

Para comenzar con la preparación del alioli sin huevo, vierte en la batidora 60 ml de leche y 125 ml de aceite de oliva virgen extra, añade también 1 o 2 dientes de ajo (según lo quieras más o menos fuerte) y comienza a batir sin cesar hasta que observes que la leche se ha logrado emulsionar con el aceite.

Verifica el espesor de la preparación. Según tu agrado puedes agregar más aceite para espesar un poco más o un poco más de leche para una textura más suave. Añade también si lo deseas un toque de sal a tu gusto. 

En unos pocos minutos tienes lista una rica salsa alioli sin huevo y muy nutritiva para que la disfrutes como quieras.