Quantcast

Paella: cómo recalentarla para que esté más rica que recién hecha

Nada más tradicional y delicioso que una rica paella valenciana. Este plato amado por todos los españoles y más allá de sus fronteras, logra reunir en la mesa a toda la familia en torno a la más rica combinación de sabores. La paella es tan rica que pocas veces sobra algo para comer luego; sin embargo, es posible que ante la ausencia de algún comensal o a causa del deleite de algunas entradas previas a disfrutarla, quede un poco que deba ser conservado para disfrutar en otro momento.

Si bien la paella es sumamente deliciosa cuando está recién hecha, muchos aseguran que recalentarla de la forma correcta hace que quede aún mejor. Así, que si vas a disfrutar de este plato mundialmente famoso te invito a comprobar por ti mismo esta teoría que muchos afirman. Por supuesto, para recalentar la paella, previamente ha debido ser almacenada. Por ello, adentrémonos entonces en el mundo de su conservación para posteriormente conversar sobre como recalentarla y disfrutarla.

La forma correcta de conservar la paella una vez que está cocida

Paella: el truco para recalentarla y que esté más buena que recién hecha

Finalizó la comida, todos disfrutaron de la reunión y quedó un poco de paella; no, no es necesario que pienses siquiera en desecharla. Por el contrario, ve el lado positivo y agradece que puedes guardarla en la nevera o congelarla y disfruta de ella más adelante.

Una vez que la paella se encuentre completamente a temperatura ambiente, guárdala en un recipiente hermético y colócalo dentro de la nevera. Es sumamente importante que esté fría antes de colocarle la tapa al recipiente y guardarla en la nevera. La razón es muy simple: el arroz absorbe mucho la humedad y si tapas el envase con el mismo aun caliente, sudará y empapara la paella al condensarse dentro de la nevera.

Si en lugar de la tradicional paella valenciana, has preparado una de las variedades aceptadas por el BOE, como la que contiene mariscos; debes tener presente que no podrás almacenarla más allá de las 24 horas. Esto debido a que los mariscos tienden a dañarse en muy poco tiempo. Ahora bien, si la has preparado de la forma tradicional con pollo y conejo, permanecerá en buen estado hasta por una semana.