Quantcast

España busca hacer un buen papel en Tokio 2020

Quedan pocos días para que se dé el pistoletazo de salida a la competición por excelencia del deporte mundial. Los Juegos Olímpicos de Tokio son ya una realidad. Miles de atletas están con el puente aéreo recalando en la capital nipona, para intentar realizar un buen papel y conseguir una presea para sus países.

En lo que se refiere a la delegación española, se espera que su rendimiento se ubique en torno a las quince preseas al acabar todas las competiciones, muy lejos de lo conseguido en Barcelona 92, que aún se sitúa como la edición más gloriosa para todo el deporte español.

Japón se espera que sea otra edición prometida para todo el olimpismo español. Las apuestas deportivas contemplan varios torneos en los que España puede reinar, algunos de ellos, conseguirlo sería todo un hito con repercusión mundial.

En este grupo se encuentra la disciplina de baloncesto. “La Familia” está ante su última gran cita con Pau Gasol como abanderado. El mejor jugador de baloncesto español de todos los tiempos abandonará la selección una vez terminen estos Juegos Olímpicos, por lo que quiere cerrar su quinta participación en un evento de esta naturaleza consiguiendo uno de los pocos hitos que le quedan en su trayectoria deportivas: el oro olímpico.

La vigente campeona del mundo busca romper otra barrera con Sergio Scariolo al frente, y lo cierto es que, de conseguirlo, el mérito y la proeza alcanzaría cotas insospechadas. El reto es mayúsculo puesto que enfrente tendrán al siempre temido equipo de Estados Unidos. El Dream Team parece no serlo tanto, a tenor de los partidos de preparación disputados hasta el momento, pero llegado el momento seguro que dan lo mejor de sí mismos.

Será un camino largo y muy difícil, pero si algo ha demostrado “La Familia” a lo largo de estas dos décadas, es que no hay ningún reto que no puedan superar. Todos sus compatriotas sueñan con ver a Pau Gasol con el oro olímpico en su cuello, aunque para ello se deba hacer un torneo casi perfecto.

Tampoco se debe dejar de lado a otros combinados nacionales como Eslovenia que tendrán mucho que decir en esta disciplina. Con Luka Doncic a la cabeza, el conjunto esloveno sueña con hacer cosas grandes, después de conseguir de forma brillante la plaza olímpica a domicilio ante la siempre correosa Lituania.

Se avecina una competición olímpica de baloncesto que no dejará indiferente a nadie. Toda España mira con optimismo, a lo que puedan hacer sus doce elegidos en el mundo de la canasta. Conquistar una medalla sería un auténtico logro, llegar al oro, una proeza histórica que quedaría marcado a fuego en la historia del deporte patrio.