Quantcast

Ford Almussafes adelanta los días de ERTE de julio a junio

La dirección de la planta de Ford en Almussafes (Valencia) ha decidido adelantar a junio los días de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) previstos para el mes de julio, como consecuencia de un descenso de la demanda más acusado del que tenía previsto y ante los problemas de suministro de los microchips, un componente de los vehículos cuyo desabastecimiento está afectando a la automoción en todo el mundo, según han informado fuentes sindicales.

La empresa ha trasladado este martes esta decisión a los representantes de los trabajadores, en una nueva reunión de la Comisión Mixta de Seguimiento del ERTE que se planteó el mes pasado para las fábricas de motores y de producción de vehículos y con el que se preveía paralizar la producción durante 20 días -entre el 28 de abril y hasta el 19 de julio-, suspender la actividad del turno de noche y la producción de la furgoneta Transit Connect durante este período.

Con el adelanto planteado este miércoles, los paros en las plantas BAO (de fabricación de vehículos) de julio pasan al mes de junio (del 7 al 11, los días 14 y 15, y del 28 al 30). En motores, los paros en montaje serán los días 3 y 4, además de la semana del 7 al 11 y los días 14, 15, 28 y 29, mientras que en mecanizados se extenderán del 4 al 13 de junio.

Los 20 días de paro total afectan a un total de 6.400 personas de una plantilla que supera las 7.000. Adicionalmente a los días de parada completa de producción, durante el resto de días se hace rebalance de la disminución de producción de los diferentes sistemas y de los distintos modelos.

El presidente del comité de empresa y portavoz de UGT en Ford Almussafes, Carlos Faubel, ha lamentado que nuevamente se vuelvan a producir cambios en los ajustes planteados por la multinacional. “Empieza a ser agotador y preocupante”, ha manifestado.

Además, la crisis de los semiconductores no se sabe cuándo va a acabar y “no se ha dado una fecha” en la que el suministro esté garantizado. De hecho, el líder sindical teme que como los días de paro total están llegando a su fin y no se ve el final de los problemas de suministro de los microchips, la compañía se plantee acudir a un nuevo ERTE.

“A este paso, este año va a ser peor que el primero de la pandemia”, ha apuntado. La multinacional ha acordado también un ERE por el que despedirá alrededor de 600 trabajadores de la factoría valenciana. Las primeras bajas incentivadas ya se han producido y está previsto que la semana que viene empiecen a efectuarse las prejubilaciones.

Todavía no se ha apuntado tanta gente como para cubrir el 100% de las salidas previstas pero de aquí a las vacaciones de verano Faubel calcula que se habrán producido ya cerca del 70% de las inscripciones.

Por su parte, el portavoz de STM en Ford Almussafes, Paco González, ha explicado que la empresa ha puesto sobre la mesa “un descenso de la demanda más acusado de lo que preveía”. El líder sindical ha lamentado “este mal sueño de la pandemia sumado a las dificultades sector por los cambios en la motorización y en los usos y costumbres del auto en los últimos años” y espera que pase todo esto y se recupere la producción “cuanto antes para tener estabilidad para la plantilla, en la demanda y en la producción”.

Por otra parte, Carlos Faubel ha avanzado que “seguramente a mediados de junio” Ford Almussafes empezará a vacunar a sus empleados en las instalaciones médicas de la propia fábrica. Se trata de un espacio cuya reforma ha culminado recientemente, por lo que el líder de UGT cree que será una buena forma de inaugurarlo.