Quantcast

Las subcontratas de Nissan en huelga acusan a la empresa de casos de sustitución ilegal

Las plantillas de ocho subcontratas de Nissan –Segula, Comsa, Carretillas Mayor, Aubay, Servi Securitas, Bartic Clan, Altran y Snop– han iniciado este lunes una huelga indefinida y han acusado a la empresa de casos de sustitución ilegal.

Según un comunicado de Col·lectiu Ronda este lunes, se ha requerido la actuación de la Inspección de Trabajo para denunciar estos casos, que, han afirmado, afectan a los trabajos realizados por Bartic Clan de descarga, gestión y puesta a disposición de la producción de los neumáticos.

Apuntan que esta parte de la actividad de la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona se ha podido desarrollar “a través de la vulneración del derecho de huelga de las plantillas implicadas”, lo que ha llevado a realizar esta denuncia ante el servicio de guardia de la Inspección de Trabajo.

Las plantillas de las empresas acordaron una huelga indefinida que debía iniciarse el pasado 19 de abril, aunque la voluntad de Nissan y las compañías de dialogar comportó una suspensión del paro.

El pasado viernes, los trabajadores anunciaron que retomaban la huelga ante la falta de diálogo y tras acusar a la empresa de intentar dividir a los trabajadores.

Los huelguistas han reiterado su petición de ser incorporados en el proceso de reindustrialización de la planta para tener garantías de la continuidad de los puestos de trabajo si sus funciones continúan siendo necesarias.

Además, han lamentado que algunas empresas “ni siquiera han hablado con las plantillas” y que las propuestas concretas presentadas por el resto, han asegurado, se sitúan en términos muy alejados e inferiores de los de la plantilla de Nissan y de otras subcontratas.

ALERTA SOBRE LA INESTABILIDAD

Fuentes de Nissan consultadas han asegurado que la empresa “ha trabajado y establecido diálogo con todas las partes afectadas” y que continúa comprometida en la búsqueda de un proyecto industrial para las plantas.

Sin embargo, han alertado de que la huelga “evidentemente genera una situación de inestabilidad que puede tener consecuencias de cara al proyecto de reindustrialización y posibles inversores”.