Quantcast

DGT: cómo conducir en moto sin casco y que no te caiga una multa

La DGT ha hecho público que en España se puede conducir en moto sin casco y sin recibir ningún tipo de multa. Pero eso sí se cumplen una serie de prerrogativas. Así que no celebres tanto que no vas a poder sentir el viento en tu cara. Tampoco podrás dejar suelta tu melena mientras escuchas una canción de Bruce Springsteen. Y es que el casco es el elemento de seguridad más importante cuando montamos a lomos de una motocicleta. Según estudios, previene una gran cantidad de lesiones.

Según los datos de la DGT, el casco puede evitar cerca del 45% de las lesiones que se pueden producer en nuestro cráneo en un accidente de moto. Es por eso que se hace un elemento esencial para todo tipo de carreteras. Da igual que sea un trayecto corto o que no vayamos a gran velocidad, un golpe puede ser mortal. Se compara como el cinturón de seguridad de los coches. Y además, el casco no solo es obligatorio para los conductores de motocicletas. También debe ser usado en todo momento por los copilotos y acompañantes. Si no lo llevas, a parte de una multa, puedes exponerte a la muerte. Pero te vamos a contar en qué casos puedes no usarlo a lomos de tu moto según la DGT. Toma nota.

Excepciones según la DGT

DGT: cómo conducir en moto sin casco  y que no te caiga una multa

Hay tres excepciones para no utilizar casco cuando vamos en moto. Estos están reflejados dentro del artículo 119 del Reglamento General de Circulación. Y es en estas situaciones cuando estemos exentos del uso.

El primer caso es cuando estemos aparcando y dando marcha atrás. Y es que es más sencillo hacerlo sin casco para tener mejor visión. Otra de las excepciones es cuando portamos en la moto otras medidas de seguridad.

Así lo dice el reglamento: “Si las motocicletas, los vehículos de tres ruedas o los cuadriciclos y ciclomotores cuentan con estructuras de autoprotección y están dotados de cinturones de seguridad”. Esto es necesario que venga reflejado en la tarjeta de inspección técnica y deben usar cinturón de seguridad en su defecto.

La última excepción deben decidirla los médicos. Si por prescripción médica no podemos ponernos cascos, estaremos exentos de hacerlo y sin multa según la DGT. Pero es necesario que las persona en cuestión esté provista de un certificado de exención por razones médicas graves o discapacitadas. Esto vale en todo el entorno de la UE y se presentarán a la autoridad en caso de requerirlo.