Quantcast

DGT: cómo conducir en moto sin casco y que no te caiga una multa

La DGT ha hecho público que en España se puede conducir en moto sin casco y sin recibir ningún tipo de multa. Pero eso sí se cumplen una serie de prerrogativas. Así que no celebres tanto que no vas a poder sentir el viento en tu cara. Tampoco podrás dejar suelta tu melena mientras escuchas una canción de Bruce Springsteen. Y es que el casco es el elemento de seguridad más importante cuando montamos a lomos de una motocicleta. Según estudios, previene una gran cantidad de lesiones.

Según los datos de la DGT, el casco puede evitar cerca del 45% de las lesiones que se pueden producer en nuestro cráneo en un accidente de moto. Es por eso que se hace un elemento esencial para todo tipo de carreteras. Da igual que sea un trayecto corto o que no vayamos a gran velocidad, un golpe puede ser mortal. Se compara como el cinturón de seguridad de los coches. Y además, el casco no solo es obligatorio para los conductores de motocicletas. También debe ser usado en todo momento por los copilotos y acompañantes. Si no lo llevas, a parte de una multa, puedes exponerte a la muerte. Pero te vamos a contar en qué casos puedes no usarlo a lomos de tu moto según la DGT. Toma nota.

Es esencial llevarlo abrochado

Para circular en motocicleta en carreta es obligatorio utilizar guantes, a ser posible especiales para moto.

A la hora de usar el casco en la moto, es esencial llevarlo bien abrochado. El casco debe ir bien a nuestra talla de cráneo, de lo contrario, puede que no haga ningún efecto de seguridad. Así que cuando compremos este elemento, deberemos invertir bien el dinero.

No sirve pagar poco porque es nuestra cabeza la que va a ir dentro. Mejor a veces gastar un poco más y saber que es un elemento que puede resistir golpes que gastar en lo más barato y sin garantías de seguridad de ningún tipo.

También hay que llevar el casco abrochado correctamente. Según la DGT, en un 20% de los accidentes de moto, el casco sale despedido. Es decir, que con la fuerza del impacto, el casco se desprende de la cabeza dejando sin protección cualquier parte de nuestro cráneo. Esto es por haber hecho uso de una talla incorrecta o por no haberlo abrochado correctamente.