Quantcast

Cómo mejorar la velocidad de una página web

Se dice que si una página web tarda más de 4 segundos en cargar, da por sentado que perdiste una visita. Y aunque pueda leerse extremo, la verdad es que así como un usuario tardó en ingresar, imagina cuántos otros lo hacen al mismo tiempo.

Es decir que cuando la página web no carga al momento, no solo pierdes una visita, también estas perdiendo un posible cliente o venta. Y aunque pueda parecerte exagerado, las primeras impresiones son las que cuentan en la página web.

Lea TAMBIÉN: CÓMO ARREGLAR UNA CISTERNA QUE GOTEA

Si el diseño y contenido y claridad juegan un papel importante, también la velocidad de carga de la página web lo es. Pues es precisamente este punto el que te ayudará a determinar tu éxito.

En caso que no lo sepas o nadie te lo haya dicho, una página web lenta es bastante complicado. Pues no solo daña la reputación, también puede llegar a costar dinero pues pierdes conversiones de clientes.

Si tienen una página con alto rendimiento, entonces el panorama cambia. Tendrás un efecto bastante positivo en cuanto al éxito y crecimiento de la página. Atrapas visitas y por ende incrementarás las oportunidades de venta para convertirlos en clientes constantes.

Página web veloz sin morir en el intento

Página web veloz sin morir en el intento

Antes que nada, para poder estar completamente seguro que tienes una página web de carga rápida, debes elegir una buena y profesional plataforma para crear la web. Es decir que debes fijarte en la que te ofrezca una mayor tecnología.

Otro dato importante a tener en cuenta es que debes asegurarte que el contenido de la página no haga interferencia con el rendimiento. Por ello es que debes elegir correctamente el emplazamiento del contenido, conocer qué tipo de contenido y las extensiones que utilizarás para los apartados.

En resumidas cuentas, hay puntos y factores que debes tener en cuenta al momento de hablar sobre la velocidad de la página web. Así que anota lo siguiente.

Factores que influyen

Factores que influyen

Tal como ya lo hemos dicho, la velocidad de una web es el tiempo en que tarda en cargar, es decir, el tiempo en que tarda en mostrarse en el navegador y responde a las interacciones.

La velocidad óptima, por llamarla así, por lo general deben cargar en menos de tres segundos. Si este tiempo no es el de tu página, entonces estamos mal. ¿Por qué?, pues la demora en la carga de la web afecta la usabilidad, la conversión, el compromiso del usuario y la visibilidad que ofrecen los motores de búsqueda.

  • El impacto en la usabilidad: cuanto más rápido se cargue la página web, más rápido se podrán usar las funcionalidades. Se podrá usar todos los elementos que ayudan a la navegación, la comunicación con el servicio al cliente o simplemente a comprender el propósito de tu página.
  • Participación del usuario: está más que comprobado que los usuarios interactúan con la página, si pueden navegar con velocidad. Esto aplica en las páginas de tiendas, cuando la opción de compra o carrito demora, el usuario simplemente pierde el interés. También aplica en las páginas que trabajan con formularios.
  • Impacto en la conversión: se dice que un retraso de tan sólo 100 milisegundos en la velocidad de la página podría traducirse en una disminución del 7% en las tasas de conversión de una página web.
  • Impacto en la visibilidad: Google toma en cuenta la velocidad de carga de las páginas web, así que si quieres aparecer en los primeros resultados de búsqueda de determinadas palabras clave, cuanto más rápido la página sea visible, mejor posicionarás.

¿Qué hacer para tener una página web veloz?

¿Qué hacer para tener una página web veloz?

No hay que hacer trucos tediosos ni procesos extensos, simplemente enfocarte en mantener una buena velocidad y tener en cuenta los siguientes puntos:

  • No sobrecargues de contenido la página de inicio, muchas veces esto impide que la página cargue con normalidad.
  • Ten en cuenta la prioridad de contenido de las partes superiores de la página.
  • Evita al máximo tener muchos archivos de media.
  • Trabaja en la optimización del tamaño de las imágenes.
  • También ten en cuenta que debes cuidar la relación texto e imagen.
  • Prioriza el texto sobre otros elementos de diseño.
  • Busca reducir el número y los diferentes tipos de letras.
  • Limita en lo que puedas el uso de animaciones.
  • Centrarse en el rendimiento móvil.
  • Limitar el número de aplicaciones de terceros.

Recuerda también que es imprescindible contar con el mejor hosting. Este no solo te proporcionará alojamiento al dominio y le brindará seguridad o soporte, también contará con una serie de requisitos para que la web se encuentre optimizada desde el inicio.

También ten en cuenta que menos es más, la página web debe ser lo más liviana posible. Cuanto menos elementos tenga, más rápido se cargará y mayor será la probabilidad de que los visitantes se queden. Ventas seguras, visitas seguras y una página web creciendo ‘aseguradamente’.