Quantcast

Ford Almussafes abre el período de consultas sobre el ERE para 630 trabajadores

La dirección de la factoría de Ford Almussafes (Valencia) ha abierto formalmente este viernes el período de consultas sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado para 630 trabajadores de las plantas BAO (de fabricación de Vehículos) y que puede llevar aparejada la desaparición del turno de noche, según han informado fuentes sindicales.

El inicio de las negociaciones sobre los despidos se produce solo un día después de que la multinacional anunciara que adjudica a la planta valenciana la fabricación del motor híbrido Duratec de 2.5 litros para el mercado europeo a partir de 2022, así como una inversión de 5,2 millones de euros para aumentar la capacidad de ensamblaje de baterías. Como contrapartida, la compañía dejará de fabricar el Mondeo.

A pesar de la nueva carga de trabajo en motores y en baterías, la empresa sigue adelante con los despidos planteados en las plantas de fabricación de vehículos. “Ayer fue la cara y hoy la cruz”, ha comentado el presidente del comité de empresa y portavoz de UGT, Carlos Faubel.

La compañía quiere ejecutar los despidos en el próximo trimestre, antes del verano, con el argumento de que tras las vacaciones de pascua, ya será necesario reducir la producción de forma “estructural” en unos 280 vehículos diarios –pasando de 1.640 a 1.360 coches día– y justifica la decisión en una caída de la demanda europea y sobre todo de la venta de modelos S-Max y el Galaxy, o el Mondeo (que dejará de fabricarse además el año que viene).

Sin embargo, el presidente del comité de empresa ha querido dejar claro que desde los sindicatos “no hay prisa” por encarar las negociaciones, puesto que se trata de una situación “delicada” y hay que estudiar “todas las alternativas posibles” con el fin de evitar salidas traumáticas. Además, ha exigido que no se reduzcan las condiciones del ERE anterior, que el año pasado afectó a más de 300 trabajadores.

Ahora “toca arremangarse para solucionar la situación”. Faubel espera que la empresa haga ofertas “atractivas” en cuanto a bajas incentivadas y prejubilaciones para evitar salidas traumáticas.

Sin embargo, la dirección ya ha advertido de que queda poca gente de 57 y 58 años, dado que la mayoría se prejubiló en el ERE anterior, por lo que augura negociaciones complicadas, “los números no salen”, ha dicho.

En este sentido, el portavoz de STM en Ford Almussafes, Paco González, ha lamentado que la empresa arranque las negociaciones poniendo “palos en las ruedas”. Así, ha lamentado que la empresa les vea “difícil” las prejubilaciones porque mucha gente mayor ya salió en el ERE del año pasado y que les haya trasladado que “no va a poder llegar al complemento salarial” de entonces (del 85% hasta los 65 años)”, aunque sí llegaría en indemnizaciones económicas para bajas incentivadas.

El líder sindical ha insistido en la necesidad de que “no haya ni un solo despido traumático” y “si tienen que bajar la edad de prejubilación que la bajen”. Además, ha exigido que se rebaje el número de personas afectadas ante el anuncio del incremento en la planta de baterías y dado que hay líneas que se pueden reforzar.

En la misma línea, el portavoz de CC.OO. en Ford Almussafes, José Arocas, ha solicitado que si no hay bastantes empleados mayores de 58 años, se pueda “extender el ERE a toda la factoría” y no únicamente a las plantas de fabricación de vehículos, de modo que si hay quienes reúnen los requisitos y lo desean se puedan acoger a las prejubilaciones.

Asimismo, Arocas ha reclamado que con el aumento del 50% en fabricación de baterías y con asignación del nuevo motor Duratec se reduzcan los despidos. En todo caso, ha querido dejar claro que alcanzar un acuerdo pasa porque “las condiciones tienen que ser las mismas que en el ERE anterior”, sin rebajas.

Desde CGT han defendido que “cualquier salida que se produzca debe ser con voluntarios” y han insistido en saber si en la documentación justificativa del ERE se contemplaba el aumento de la producción en la Planta de Baterías y la adjudicación del nuevo motor, ya que eso puede reducir el número de afectados.