Quantcast

Skoda gana un 54,5% menos en 2020, pero supera el millón de matriculaciones

La marca automovilística Skoda finalizó el año pasado con un beneficio operativo de 756 millones de euros, un 54,5% menos, mientras que sus ingresos bajaron un 13,8%, hasta 17.081 millones de euros, según datos presentados este miércoles por la compañía.

La firma recordó que en 2020, a pesar de la pandemia del coronavirus, logró superar la cifra del millón de unidades matriculadas en todo el mundo por séptimo año consecutivo, con 1,004 millones de unidades, un 19,1% menos.

El consejero delegado de la empresa, Thomas Schäfer, afirmó que, durante los próximos cinco años, la empresa automovilística checa realizará inversiones por alrededor de 2.500 millones de euros en el desarrollo de tecnologías de futuro que acompañen a la firma en su proceso de transformación.

De este monto, 1.400 millones de euros se destinarán de forma exclusiva al desarrollo de la electromovilidad, mientras que 650 millones de euros irán a parar al campo de la digitalización y 350 millones a la modernización de las plantas.

Por su parte, el responsable de Finanzas y Tecnologías de la Información, Klaus-Dieter Schürmann, señaló que la “estricta” gestión de costes y de la liquidez llevada a cabo por la empresa dio resultado en el marco de la pandemia, con un efecto inmediato, que permitió 550 millones de euros de ahorro en comparación con 2019.

Skoda fabricó 807.700 vehículos en sus plantas durante el ejercicio pasado, un 20,5% de retroceso, mientras que el retorno operativo sobre las ventas se situó en el 4,4%, frente al 8,4% de un año antes.

GIGAFACTORÍA

Por otro lado, durante la presentación de sus resultados anuales, la compañía dio la bienvenida a la posibilidad de que se instale en República Checa una ‘gigafactoría’, lo que permitiría reforzar la posición del país como productor de vehículos de cara al futuro.

La firma recordó que lleva más de un año fabricando baterías de alto voltaje en su planta de Mladá Boleslav para su incorporación en los modelos Superb iV, Octavia iV y Octavia RS iV y en otros modelos híbridos enchufables de marcas como Volkswagen, Audi o Seat.

“El desarrollo de energía verde y de una infraestructura de carga nacional será crucial para el despegue de la electromovilidad en la República Checa”, explicó la empresa, que señaló que Skoda está ganando responsabilidades dentro del grupo Volkswagen, ya que ahora será la marca responsable en el mercado ruso y Norte de África.

Por otro lado, la compañía destacó que la producción del Superb desde 2023 en la factoría de Volkswagen en Bratislava, liberará 150.000 unidades en el centro de Kvasiny, que se utilizará para aumentar la fabricación de modelos todocamino de alta demanda y para el sucesor del Fabia Combi. Además, el Kodiaq se seguirá ensamblando en dicha planta checa.