Quantcast

Neumáticos de invierno o cadenas, ¿qué da más seguridad en carreteras con nieve?

La nevada y la ola de frío que han tenido lugar en nuestro país han provocado de nuevo una pregunta sobre los neumáticos y las cadenas, ¿qué da más seguridad en carreteras con nieve? El invierno es sinónimo de nevadas, heladas y lluvias que resultan muy bonitas a la vista, pero como todo también tiene sus consecuencias negativas, y estas afectan a nuestra seguridad en las carreteras. Numerosas carreteras son cortadas por la nieve y la DGT hace obligatorio el uso de neumáticos de invierno o de las cadenas. En nuestro país estamos familiarizados con las cadenas, pero no tanto con los neumáticos de invierno. Estos neumáticos son una posibilidad igual de válida que las cadenas para carreteras nevadas o heladas. La cuestión está en las necesidades de cada conductor y su lugar de desplazamiento más común. ¿Cuál de las dos opciones es más interesante, neumáticos de invierno o cadenas?

En este articulo vamos a analizar los pros y los contras de cada una de las dos opciones, tanto de los neumáticos de invierno como de las cadenas. De esta forma, cada conductor podrá elegir correctamente según el uso que se haga del coche. La alternativa mejor calificada y más segura son los neumáticos de invierno o M+S, como se llaman realmente, pero lógicamente no a todos les conviene el gasto que suponen, y en situaciones de nieve puntual las cadenas son la opción más razonable.

Veamos las ventajas y las desventajas de cada opción:

Ventajas de las cadenas para los neumáticos

Neumaticos de invierno o cadenas

Como comentábamos anteriormente, las cadenas son la alternativa más socorrida en el caso de que solamos usar el coche en zonas donde la nieve no es muy común y las temperaturas no suelan estar por debajo de los 0ºC.

Existen varios tipos de cadenas que atienden a requisitos diferentes como por ejemplo la sencillez de montaje, pero nosotros atenderemos a las cadenas “en general”. Estas son sus ventajas frente a los neumáticos de invierno.

  • El coste es la principal ventaja de las cadenas, aunque puede no ser así, ya que hay cadenas con unos precios desorbitados.
  • Ocupan mucho menos espacio que las ruedas de invierno al momento de almacenarlas.
  • No sufren deterioro alguno mientras no las estamos utilizando.
  • Normalmente, suelen tener mejor tracción cuando hay mucha nieve o hielo en la carretera.