Quantcast

Uno de cada tres conductores no ve con nitidez las señales viales

Ocho millones de conductores españoles (29,5%) no ven con nitidez señales o marcas viales y, por lo tanto, tienen problemas en el cálculo correcto de distancias de seguridad, velocidad de otros vehículos y, en consecuencia, se alteran también los tiempos de reacción, según el estudio ‘Visión y Conducción’ de Essilor.

Por ello, Essilor y Michelin, que firmaron un acuerdo en 2019 para fomentar la movilidad segura mediante una campaña de sensibilización, insisten en la importancia de las distancias en el comportamiento de la visión de los conductores y de los neumáticos en carretera.

Además, el informe señala que el 38% de los conductores presenta también dificultades de visión en situaciones de baja iluminación y el 14% tiene dificultades incluso en condiciones óptimas de iluminación, lo que supone dificultad en la estimación de distancias o velocidad de otros vehículos.

Según Zoraida Marqués, óptico-optometrista de Essilor, la mala visión es un “factor de riesgo” en la seguridad vial. De hecho, hasta un 5% de los accidentes de tráfico podría relacionarse con problemas de visión, ha apuntado.

Por tanto, la responsable de Essilor ha afirmado que es necesario llevar a cabo una revisión de forma anual y “en profundidad”. De esta forma, ha añadido que se puede estar a tiempo de corregir determinados problemas visuales y prevenir las posibles consecuencias de no detectarlos.

En cuanto a los neumáticos, son el único punto de contacto entre el vehículo y la carretera, por lo que desempeñan un “papel clave” a la hora de garantizar la seguridad activa.

Michelin ha destacado que la importancia de mantener los neumáticos en buen estado y utilizar las presiones correctas es “fundamental” para la estabilidad del vehículo y para asegurar las mejores prestaciones en cuanto a tracción, agarre y frenada.

La legislación actual establece un límite legal de 1,6 milímetros para la profundidad del dibujo de la banda de rodadura, y los usuarios cuentan con el etiquetado europeo como única información a la hora de elegir sus neumáticos.

Sin embargo, esta etiqueta no ofrece información sobre el comportamiento de los neumáticos y la evolución de sus prestaciones a medida que se desgastan.

Algunas prestaciones del neumático, como la frenada en seco o la resistencia a la rodadura, mejoran con el paso de los kilómetros. No obstante, el agarre y la frenada sobre asfalto mojado se degradan a medida que el dibujo de la banda de rodadura va perdiendo profundidad y el neumático se desgasta.

La compañía de neumáticos pone de ejemplo la distancia de frenada, en la cual un vehículo con neumáticos desgastados puede ser hasta 3,4 metros superior a la de un neumático nuevo.

Por este motivo, bajo el lema ‘Prestaciones diseñadas para durar’, Michelin diseña neumáticos que mantienen sus prestaciones desde el primero hasta el último kilómetro, y plantea la necesidad de una normativa para evaluar las prestaciones mínimas de los neumáticos que deben cumplir cuando se desgastan.