Quantcast

Cómo dar un masaje relajante a tu pareja

Los masajes han sido una técnica terapéutica y de relajación que se ha practicado desde hace muchísimos años. Esta más que comprobado por expertos que un masaje puede generar grandes resultados tanto en nuestra salud física como emocional, además de que el proceso en sí, se disfruta por las sensaciones agradables que causa.

Son estas sensaciones las que te dan la opción de mejorar la relación con tu pareja en muchos aspectos. Aunque no sea algo común de pedir, si sorprendes a tu compañero con un buen masaje ten por seguro que le alegrarás el día de una manera innovadora y sobretodo, le brindaras bienestar y mejorarás su calidad de vida.

¿Cómo lograr un buen masaje para mi pareja?

¿Cómo lograr un buen masaje para mi pareja?

Existe la creencia de que un masaje de calidad solo lo recibes en un spa de la mano de gente profesional, pero la verdad es que si prestas atención a los detalles puedes lograr uno tú mismo en casa, para esa persona que tanto quieres. Aquí te explicamos varios consejos que debes tener en cuenta para obtener a cambio una buena reacción.

La experiencia tanto de dar como de recibir un masaje debe ser lo más relajante posible. Necesitas tomarte tu tiempo para masajear cada zona con cuidado y en tus movimientos no debes ejercer demasiada fuerza o presión. La velocidad a la que lo hagas también es importante, deja fluir tus manos y procura que estas no se muevan muy rápidamente.

Aunque aquí el punto es realizarlo de forma sencilla y por ti mismo, el uso de una crema o loción corporal puede ayudarte bastante con el proceso o, en caso de que tengas a disposición algún aceite aromático, también puedes emplearlo. Esto te ayudara a que tus manos se deslicen fácilmente por la piel de tu pareja, de esta manera evitaras causar dolor o molestias.

Sea cual sea la zona que quieras masajear, realízalo siempre desde la parte superior y luego baja suavemente. Puedes hacer movimientos circulares, estirar las manos, utilizar tus nudillos e incluso generar un poco de presión en las partes que notes tensas. Debes siempre masajear músculos y no los huesos.

¿Qué zonas debo masajear?

¿Qué zonas debo masajear?

Saber las zonas del cuerpo que debes masajear en tu pareja para relajarla y eliminar dolor dependerá de la rutina que esta lleve día a día. Para este paso, eres tú el que necesitará prestar atención y estar atento a lo que hace para analizar cuales son las partes de su cuerpo que más suele trabajar.

Por ejemplo, si sabes que tu pareja está constantemente sentada en una oficina o un salón de clases, esto genera mucha tensión y por lo tanto el estrés tiende a  acumularse en la parte superior del tronco. El masaje entonces ideal sería en el cuello, los hombros, la espalda y los glúteos.

Por otra parte, si la rutina de tu pareja implica pasar mucho tiempo de pie o caminando de un lado a otro, la tensión y el cansancio se acumulara en las extremidades inferiores. En este caso puedes masajear los pies, las piernas y la cadera.

Crea una excelente ambientación

Crea una excelente ambientación

Si además de relajar y consentir a tu pareja, quieres agregarle un toque romántico a la escena para sorprender incluso más, debes trabajar también el espacio donde vas a realizar el masaje. Ten en cuenta que en un spa de calidad siempre el lugar estará impecable, con un olor fresco y con una atención amable, y es precisamente porque el exterior y el trato influyen en el masaje.

Procura siempre que el lugar donde quieras efectuar la sorpresa esté siempre limpio y ordenado, puedes jugar con la iluminación de la habitación y hacer que esta se vuelva tenue para lograr una máxima relajación. Puedes colocar de fondo música suave de su agrado para complementar la escena.

La aromatización del espacio también es importante, existen una variedad de cosas que pueden liberar un olor agradable, como sprays, velas, inciensos y aceites de diferentes fragancias. Si conoces el aroma favorito de tu pareja ¡pues mejor aún!

Beneficios de los masajes en pareja

Beneficios de los masajes en pareja

Son diversos los tipos de masajes que existen y todos ellos con una función específica, algunos con objetivos medicinales y otros por razones estéticas. Pero si algo tienen en común, es que lo que se espera obtener después de ellos son beneficios que mejoren tu bienestar. Es por eso que te contamos a continuación los efectos positivos que causan los masajes en tu vida:

Relajación:

Relajación:

Los movimientos de los masajes ayudan a mantener una respiración profunda y pausada logrando un efecto de relajación corporal y mental.

Alivio:

Alivio:

Funciona perfecto para eliminar, reducir y calmar dolores musculares, sobretodo una contractura, tirones o desgarres causados por un mal movimiento.

Salud mental:

Salud mental:

Los masajes fortalecen la parte emocional, puesto que ayudan a disminuir el estrés, la ansiedad, los nervios y situaciones de depresión.

Estimulación:

Estimulación:

Realizar masajes en ciertas zonas sensibles del cuerpo aumenta el placer y alimenta el apetito sexual, debido al estado de relajación en que se encuentra la persona.

Terapéutico:

Terapéutico:

Son los mismos médicos quienes recomiendan masajes para personas que recientemente tuvieron alguna cirugía, esto ayuda a generar más movilidad en ciertas zonas. De hecho, alguna clase de masajes se consideran un arte curativo milenario.

Así que, independientemente de las razones que te hayan llevado a considerar darle este tipo de sorpresa tu pareja, recuerda que esto es uno de los mejores y más sanos actos para ayudarle a beneficiar tanto su salud física como emocional. No solo le haces un bien, sino que también lo notará como una muestra de afecto que le recordará lo mucho que le importas, cuidas y quieres.

Esto también puede llegar a ser un acto íntimo, por lo tanto siempre procura preguntar antes de realizarlo. Es importante que tu pareja esté dispuesta a acceder y sobretodo que se sienta cómoda con el ambiente y tus movimientos. Mantente constantemente atento a su lenguaje corporal para saber si está a gusto y nunca está de más expresar muestras y palabras de cariño en el proceso.