Quantcast

Volkswagen no prevé que la falta de semiconductores afecte a su planta de Navarra

La firma automovilística Volkswagen no prevé “a día de hoy” que el “cuello de botella” en el suministro de semiconductores para sus vehículos afecte a la producción de su planta de Navarra, que continuará operando con normalidad hasta el próximo 23 de diciembre, cuando cerrará por vacaciones de Navidad.

Tal como han informado fuentes de la compañía a Europa Press, la factoría continuará construyendo vehículos hasta el próximo miércoles, cuando detendrá sus líneas de producción hasta el 7 de enero, día en el que sus empleados volverán al trabajo tras las vacaciones de Navidad.

En este sentido, las mismas fuentes han subrayado que este parón navideño ya estaba acordado con los representantes de los trabajadores desde principios de año y “no tiene nada que ver” con la falta de componentes para la producción.

“No nos afecta para nada. No tenemos previsto que nos afecte a día de hoy. Para el año que viene mantenemos la previsión de producir 255.000 coches”, han indicado, asegurado que 2021 será un año “importante, trascendente e ilusionante” para la planta navarra, ya que a partir de septiembre producirá tres modelos, el Polo, el T-Cross y el nuevo todocamino coupé.

Para ello, la empresa tendrá que hacer ajustes en diferentes talleres, algo que explica que las vacaciones de Navidad de este año se prolonguen hasta el 6 de enero.

En el ámbito de cómo podría afectar esta escasez de componentes a la fábrica de Seat en Martorell (Barcelona), fuentes de la marca española consultadas por Europa Press han indicado que la compañía está analizando la afectación que puede tener esta situación, pero hasta la fecha no hay datos sobre cómo podrá perjudicar.

FALTA DE COMPONENTES

Todo ello después de que el pasado viernes el grupo automovilístico Volkswagen anunciase que se verá obligado a ajustar la producción de sus fábricas de todo el mundo debido a un “cuello de botella” en el suministro de uno de los componentes necesarios para sus vehículos.

En concreto, Volkswagen aseguró que el suministro de semiconductores está causando “considerables perturbaciones” a los fabricantes de todo el mundo, incluyendo al consorcio alemán, por lo que podría afectar a la construcción de modelos basados en la plataforma MQB de las marcas Volkswagen, Volkswagen Vehículos Comerciales, Skoda, Seat y, en menor medida, Audi.

La firma explicó que, debido a la pandemia del coronavirus y a la caída de las ventas de automóviles, los principales fabricantes de semiconductores habían reasignado sus capacidades de producción a otros sectores. Sin embargo, los mercados de vehículos se han recuperado y la industria, incluido Volkswagen, enfrenta una escasez de estos componentes electrónicos.