Quantcast

La planta de motores de Ford Almussafes trabajará sábados para compensar el parón

La dirección de Ford Almussafes (Valencia) y el sindicato mayoritario en la factoría, UGT, han alcanzado un acuerdo este lunes sobre la paralización de la producción en la planta de motores durante seis días, del 25 de marzo al 1 de abril, para adecuar y adaptar las líneas a la producción del nuevo motor GDI. Para compensar este parón en la producción, la plantilla tendrá que trabajar 12 sábados obligatorios (seis por turno) dentro del primer cuatrimestre del 2021.

Los trabajadores cobrarán un “plus” económico de acuerdo al artículo 39 del convenio colectivo, variable según categoría y antigüedad, por trabajar en sábado y la compañía pondrá servicio espacial de autobús para acudir al centro de trabajo, según han explicado a Europa Press fuentes sindicales.

En concreto, el convenio establece que, cuando la fabricación lo requiera, la dirección programará producción extra voluntaria y preferentemente sábados por la mañana. Y la remuneración será de dos formas a elección de los trabajadores: pago del importe del recargo del 75% más el disfrute del mismo tiempo como descanso compensatorio o pago de las horas trabajadas como extraordinarias.

El presidente del Comité de Empresa y portavoz de UGT, Carlos Faubel, se ha mostrado “satisfecho” con este acuerdo “en un año tan complicado”. Y las perspectivas para 2021 “no pintan mucho mejor”, ha agregado.

STM, CC.OO. Y CGT, EN CONTRA DE LA OBLIGATORIEDAD

El resto de sindicatos no ha dado su visto bueno al acuerdo para trabajar los sábados. STM se ha pronunciado “en contra de cualquier imposición u obligatoriedad de trabajar en sábados”. A su entender “el acuerdo debía pasar por la voluntariedad”.

En este sentido, STM lamenta que “empresa y UGT tan solo atiendan al artículo 39 en lo que concierne al plus de compensación, pero se olviden de los dos párrafos en el que se habla de la voluntariedad de las horas a las que ese artículo se refiere”. Para el sindicato “es injustificable que se le imponga una medida tan agresiva a una plantilla que siempre ha respondido y cumplido de manera impecable, y que, con total seguridad también lo haría en esta ocasión”.

También CC.OO. se ha manifestado en contra del acuerdo que “no hay voluntariedad sino obligatoriedad”. Desde su punto de vista “han utilizado el artículo 39 como han querido”, ya que se obvia la voluntariedad a la que alude el texto. De ser así, el sindicato no habría puesto “ningún problema”, ha asegurado su portavoz, José Arocas, a Europa Press.

Desde CGT han puesto de relieve que “nadie puede entender es que los compañeros y compañeras de Montaje de Motores vayan mañana y pasado a un ERTE por la bajada en el programa de producción, y hoy se firme un acuerdo para obligarlos a trabajar seis sábados que tendrán que empezar a devolver en menos de tres semanas”.

Además, el sindicato lamenta que “la empresa no haya entrado a valorar su propuesta de crear un ‘miniturno’ de noche para atender el aumento de la demanda de motores, más aún cuando se vuelve a pactar dos turnos de vacaciones de verano para no parar la producción tres semanas, y además parece que se van a programar sábados de producción a partir de abril”.