Quantcast

Fabricantes de recambios cerrarán el año con un 10% menos de facturación

Fabricantes de recambios para vehículos han mostrado su “optimismo moderado” con el mercado de la posventa, ya que prevén aumentar sus ventas un 3% en el último trimestre de 2020, lo que les permitirá cerrar el año con una caída de su facturación cercana al 10%.

Así se desprende del ‘Observatorio del Estado de la Opinión de los Profesionales de la Posventa’, puesto en marcha por la Asociación Española de Proveedores de Automoción (Sernauto) con el apoyo de la empresa de análisis y estudios de mercado Gipa y la colaboración de la Asociación Nacional de Comerciantes de Equipos, Recambios, Neumáticos y Accesorios para Automoción (Ancera).

Entre las principales conclusiones de este estudio se encuentran que la crisis del Covid-19 ha implicado una bajada de la facturación del 12% en los nueve primeros meses de este año, aunque se espera una ligera recuperación de cara al último trimestre, por lo que la caída a cierre de 2020 será del 10%.

Además, el 89% de los fabricantes de recambios han tenido o tienen empleados en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), pero no se contemplan regularizaciones de plantilla.

El 34% de las empresas cree que podrían aumentar el número de retrasos o vencimientos de pago en lo que queda de año, mientras que un 18% de las mismas declara que le han aumentado las devoluciones o reajustes de stock y otro 18% cree que podría aumentar su cartera de clientes.

“Estas cifras nos permiten tener estimaciones y datos del mercado que nos faciliten la toma de decisiones y la reorientación de nuestras estrategias. Contar con información cuantitativa y cualitativa es imprescindible ante las circunstancias que estamos atravesando de alta volatilidad e incertidumbre”, ha indicado el presidente de la Comisión de Recambios de Sernauto, Benito Tesier.

En cuanto a los datos proporcionados por los distribuidores de recambios, estas empresas esperan que la caída total para 2020 sea en torno al 5% con respecto a 2019 y nueve de cada diez empresas han tenido o tienen trabajadores en ERTE, pero no contemplan despidos.