Quantcast

Instagram: Así puedes vender productos en los Reels

En el mundo digital, de las aplicaciones y de las redes sociales, quien deja de pedalear se cae. De unos años para acá, Instagram se ha convertido en la red social por excelencia. Al menos entre los jóvenes. Hablamos de una red social con más de 1.000 millones suscriptores al mes que ofrece infinidad de opciones y posibilidades para configurar tu perfil. No obstante, en los últimos años la red social china TikTok es cada vez más pujante y va comiéndole el terreno a Instagram.

Es por ello que a esta última no le está quedando más remedio que ponerse las pilas y mimetizarse un poco con la competencia. Precisamente con ese objetivo lanzó hace unos meses Instagram Reels, una nueva función de la red social basada en los vídeos cortos. El límite de los contenidos que se pueden subir está en 15 segundos, y dispone de varias herramientas de edición para sacarle el máximo partido a los vídeos. Los más espabilados ya se están dando cuenta de que es posible utilizar Reels con fines comerciales y vender productos por esa vía. Aquí te explicamos cómo puedes hacerlo.

Instagram, una app de e-commerce

instagram

Este mismo mes de diciembre se conoció algo que ya lleva tiempo sospechándose. Y es que Instagram cada vez tiene menos reparos en dejar ver que se está convirtiendo en una aplicación de comercio electrónico. Buena parte de los movimientos que ha hecho la compañía en los últimos meses van claramente dirigidos en ese sentido. Ahí están, entre otras, la posibilidad de abrir nuevas tiendas integradas con las de Facebook y realizar transacciones de pago, o el lanzamiento de una nueva barra de navegación inferior donde se ha incluido una pestaña de compras.

Instagram también permite utilizar las tiendas, poner stickers de venta en las stories que publicamos e incluso etiquetar productos o servicios en retransmisiones en directo. Instagram es cada vez más, al fin y al cabo, un excelente soporte publicitario, pues hay millones de personas que se pasan todos los días horas y horas mirándolo. Un público cautivo y joven al que, de algún modo, los dueños de la compañía quieren sacarle partido.