Quantcast

La comisión parlamentaria para la reconstrucción del país aprueba las conclusiones del grupo de trabajo sobre sanidad

La Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados aprobó este viernes las conclusiones del Grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Pública con 166 votos a favor, 33 en contra y 94 abstenciones.

Los grupos parlamentarios podrán continuar negociando para alcanzar consensos hasta la votación definitiva del dictamen de la comisión que tendrá lugar en el Pleno del Congreso de los Diputados, en la semana del 20 al 26 de julio.

La diputada del PP Isabel Borrego, que ha dirigido este grupo de trabjo, dijo que se ha querido «escuchar a la sociedad civil para reforzar la sanidad». Por ello, desde el 21 de mayo se han llevado a cabo 10 sesiones y 33 comparecencias de expertos de los sectores sanitarios en este grupo, uno de los cuatro que se crearon en el seno de la comisión parlamentaria para la reconstrucción.

Parte de estas opiniones se han incluido en el documento base de conclusiones que elaboraron el PSOE y Unidas Podemos, al que también se han sumado algunas de las 326 enmiendas presentadas por los grupos parlamentarios.

En este sentido, la exministra de Sanidad y diputada del PP, Ana Pastor, señaló que en este documento «han sido incorporadas algunas de nuestras peticiones, como establecer un plan de recursos humanos que dé estabilidad en el empleo a miles de profesionales sanitarios que llevan años en interinidad».

Junto a ello también se añadió la eliminación de la tasa de reposición del personal en los servicios sanitarios y la creación de una reserva estratégica de productos sanitarios críticos, así como un mapa tecnológico de renovación.

El PP tiene también interés en un calendario de reformas legislativas en el terreno sanitario y en la dotación de los recursos económicos necesarios cuando se tomen nuevas medidas.

SALUD PÚBLICA

Sin embargo, Pastor destacó que «quedan muchas cosas por resolver como la creación de una Agencia de Salud Pública y Calidad Asistencial». «También está pendiente que los pacientes se incorporen y participen en las decisiones del Sistema Nacional de Salud (SNS), así como las sociedades científicas».

«También hemos pedido planes de contingencia en todos los establecimientos sociosanitarios y que haya una red de laboratorios de microbiología conectados, así como un plan nacional de transformación digital de la sanidad».

Una transformación que también apoyó el diputado de Ciudadanos Miguel Ángel Gutiérrez, quien aseguró que «tenemos un sistema de salud para sacar pecho y sentirnos orgullosos aunque se han desvelado debilidades que hay que corregir».

Para este partido, es fundamental cambiar el plan de antibióticos para prevenir las resistencias y tener una inversión sanitaria suficiente. A ello se incluye un plan de salud mental que prevenga los suicidios y trate los trastornos alimentarios, entre otros, así como transferir la sanidad penitenciaria al SNS.

Entre las enmiendas de Cs también estaban las que defendían la necesidad de crear un cuerpo sanitario de reserva «porque hay carencia de efectivos sanitarios con activación periódica, así como la creación de una agencia de salud pública por su debilitamiento».

DESCENTRALIZACIÓN

Los grupos parlamentarios nacionalistas resaltaron que no apoyarían el texto si no queda clara la descentralización sanitaria. En este sentido, el portavoz de ERC Gabriel Rufián subrayó durante su intervención que «en este grupo de trabajo está el fantasma de la recentralización que se puede llevar por delante las competencias de las comunidades autónomas».

En su opinión, «no tiene ningún sentido potenciar un ministerio vaciado de competencias durante muchos años. Hay que mejorar las condiciones laborales, incrementar las plantillas y recursos, reforzar la Atención Primaria, invertir en investigación y cumplir con la Ley de Dependencia».

Por su parte, el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, insistió en que es fundamental que «en España haya una sanidad pública fuerte y el documento de conclusiones va hacia esa dirección», ya que contempla el aumento de la financiación de la sanidad alcanzando la media europea.

Además, recupera la universalidad de la sanidad pública; mejora las condiciones laborales de los profesionales sanitarios «para revertir una condición de interinidad que es una vergüenza y se aumentan las plantillas, así como nos prepara a posibles rebrotes y futuras pandemias».

Aseguro que también garantiza el refuerzo de la Atención Primaria, «una de las patas fundamentales del sistema sanitario» y recordó que «tenemos un sistema descentralizado».

Por último, la diputada socialista Ana Prieto lamentó la falta de consenso con el Partido Popular «porque en el último momento se han bajado del acuerdo, por lo que tiendo la mano para seguir trabajando».

SERVIMEDIA