Quantcast

Ocho de cada diez españoles han cambiado su percepción sobre los profesionales que trabajaron durante la crisis del Covid-19

La pandemia de Covid-19 ha supuesto que la percepción de ciertos segmentos de actividad por parte de la población haya cambiado y muchos sectores, hasta hace unos meses poco valorados, sean ahora los más apoyados tras meses dependiendo de ellos y, de hecho, según el estudio ‘Resetting Normal: redefiniendo la nueva era del trabajo’ que este martes presentó el Grupo Adecco, ocho de cada diez españoles han cambiado su percepción sobre los profesionales que trabajaron durante la crisis.

Es un estudio a nivel mundial que recoge datos sobre percepciones laborales en 8 países de los que opera, entre ellos, España. El informe se ha realizado gracias a una encuesta a trabajadores con contratos de al menos 20 horas semanales. El trabajo de campo se realizó en mayo de este año con una muestra total de 8.000 trabajadores de Estados Unidos, Alemania, Italia, España, Reino Unido, Francia, Australia y Japón (1.000 encuestados por cada país).

El análisis permite ofrecer tendencias sobre cómo será el futuro del mundo del trabajo y sobre las nuevas oportunidades que surgen como consecuencia de la pandemia. Según Íker Barricat, director general de Adecco España, “ahora se habla mucho de la nueva normalidad y de su impacto en el mundo del trabajo. Este cambio repentino y dramático que hemos sufrido todos ha acelerado tendencias como el trabajo flexible, el liderazgo en entornos de incertidumbre o la recapacitación/reskilling de trabajadores».

«Ahora es el momento», agregó, «de poner más en práctica si cabe todos estos aprendizajes para conseguir una fuerza laboral más saludable, más productiva e inclusiva en el futuro, ayudando a nuestros clientes, candidatos y trabajadores”.

El informe se presenta junto con un vídeo que ofrece ejemplos reales de empleados de Adecco de todo el mundo, también de España, sobre cómo se han adaptado a la nueva realidad derivada del Covid-19.

Jesús Cubero, director de Marketing y Comunicación de Adecco, explicó que “con esta campaña hemos pretendido entender cómo ha cambiado el propósito de los trabajadores tras el impacto del Covid-19 y conocer de primera mano sus inquietudes, sus experiencias durante la pandemia y sus deseos a futuro para intentar adaptarnos a ellos de la mejor manera posible”.

Cubero destacó también que “el estudio refleja que más del 81% de los encuestados identifica a su empresa como la responsable de garantizar un mundo laboral mejor después de la pandemia, por ello desde el Grupo Adecco quisimos aportar durante el confinamiento nuestro granito de arena poniendo en marcha #MovilizaciónPorElEmpleo, una serie de iniciativas encaminadas a ayudar a aquellas personas laboralmente afectadas por los efectos del Covid-19 a encontrar empleo mediante acuerdos con asociaciones empresariales, a seguir capacitándose con el fin de mejorar su empleabilidad a través de cursos de formación online, a ofrecer cursos de recolocación gratuitos a través de nuestra consultora LHH y a ayudar a los colectivos más desfavorecidos a encontrar un empleo a través de nuestra fundación”.

SECTORES MÁS VALORADOS

El estudio revela que la pandemia ha supuesto que la percepción de ciertos segmentos de actividad haya cambiado y muchos sectores, hasta hace unos meses poco valorados. De los países que han participado en el estudio, España y Estados Unidos son los que perciben todos los sectores de manera más positiva después de la cuarentena, mientras que Francia, Alemania y Japón son más reservados a la hora de valorar al alza.

En términos globales, el sector sanitario es el que más valorado está, un 70% de los encuestados afirma que, desde que comenzó la crisis, lo ve de forma más positiva y solo un 4% afirma que su visión ha empeorado en los últimos meses.

Los sectores de limpieza, retail o transporte y logística también han mejorado su imagen en todo el mundo: del total de los encuestados, el 59%, el 54% y el 48% respectivamente, tienen una visión más positiva de cada uno de ellos. No puede decirse lo mismo del periodismo, tan solo el 23% de los encuestados afirma valorar más al sector, frente a un 28% que expresa que su percepción de estos profesionales tras la pandemia es más negativa que antes.

En España, los sectores más valorados desde el comienzo de la crisis son el sector sanitario, 8 de cada 10 españoles lo valoran mejor que antes de la pandemia; el de la limpieza, con un 73% de los encuestados que expresa su percepción positiva hacia los profesionales de esta industria; y el sector del retail, con un 68% de los encuestados que afirma que lo valora más ahora.

El sector del transporte y la logística, el sector de la agricultura y el sector científico y farmacéutico también se encuentran entre los más valorados por los españoles con un 66%, un 64% y un 62% de los encuestados que valoran más que antes a estos profesionales, respectivamente.

Países como Francia o Japón, sin embargo, se sitúan por debajo de la media española y global en prácticamente todos los sectores analizados en el informe. Frente al 70% global de mejora en la valoración del sector sanitario, tan solo un 65% de los franceses y un 63% de los japoneses reconocer haber mejorado su visión de estos profesionales.

También se analiza el sentimiento de orgullo de los encuestados hacia los sectores en los que desarrollan su actividad profesional. De nuevo, España y Estados Unidos son los dos países cuyos trabajadores más valoran sus propios sectores, un 73% de ellos en España y un 77% en Estados Unidos, frente al 62% en términos globales. Japón, con un 36%, vuelve a presentar los valores más bajos del informe.

En términos globales, los trabajadores sanitarios son los más orgullosos, 8 de cada 10 afirman valorar muy positivamente el trabajo de su sector. El sector educativo también valora positivamente su desempeño, 7 de cada 10 trabajadores están orgullosos de su trabajo, al igual que los trabajadores del sector energético y servicios públicos.

El 66% de los trabajadores del sector del transporte y la logística también valoran positivamente su desempeño. Esta cifra es similar a la de los trabajadores orgullosos en el sector tecnológico (65%), en las finanzas (62%), o en los negocios, consultoría y gestión y en el sector retail (ambos 61%).

El sector de servicios de venta y entrega en línea y el sector de la ingeniería y la manufactura son los más críticos. El primero, con un 60% de trabajadores que reconoce sentirse orgulloso del papel desempeñado en los últimos meses, y el segundo con un 52%.

NIVEL DE SATISFACCIÓN

En términos globales, los trabajadores encuestados se encontraban satisfechos con su trabajo antes del comienzo de la pandemia. Tan solo un 25% afirmaba no sentirse motivado y más del 85% de trabajadores consideraba que era productivo en su jornada laboral.

En España, los datos también son positivos y el 74% de los encuestados estaba motivado, el 89% consideraba ser productivo y el 72% estaba orgulloso de trabajar para su empresa. Un 84% de los encuestados afirmaba llevarse bien con sus compañeros, mientras que en términos globales solo un 78% definía su relación con otros empleados como buena. Además, casi 8 de cada 10 trabajadores españoles (77%) defendían que su relación con sus jefes era también positiva.

Japón, por el contrario, era el país menos satisfecho con las condiciones laborales prepandémicas. Todos los marcadores analizados estaban muy por debajo de la media global y, sobre todo, llama la atención la relación de los trabajadores con sus superiores, con tan solo un 39% definiéndola como buena, y el orgullo de los empleados por su empresa, pues solo un 37% valoraba su compañía positivamente.

Durante la pandemia, los ánimos de los trabajadores en España se han mantenido positivos, según concluye el estudio. En términos globales, la mitad de los encuestados afirmaba ser positivo o algo positivo con la nueva situación de trabajo en la cuarentena. El país está 3 puntos porcentuales por encima de la media global, con un 53% de trabajadores animados con la nueva situación y tan solo un 17% que no se siente satisfecho con las circunstancias en términos laborales. El 30% restante expresa no sentirse ni más ni menos satisfecho que antes.

Además, a la hora de comparar distintos aspectos laborales como la motivación, la productividad o la conciliación, España se encuentra, junto con Reino Unido, Italia y Australia, en el grupo de países más optimistas con trabajadores que afirman que ciertas cuestiones han mejorado en las últimas semanas, como por ejemplo, el equilibrio trabajo/vida privada (un 56% de los trabajadores en Australia afirma que ha mejorado, un 55% lo hace en España y Reino Unido, y un 53% en Italia).

En términos globales, solo un cuarto de los encuestados defiende que la motivación ha mejorado durante la pandemia, en España es un 32%. En relación con la calidad del trabajo, nuestro país también se encuentra por encima de la media global, un 34% afirma que ha mejorado, lo que se traduce en 5 puntos porcentuales más que en términos globales.

A pesar de que los trabajadores en España consideran que la pandemia ha ayudado a que la conciliación y el equilibro de trabajo y vida personal mejorasen (la mitad de los encuestados así lo expresaba), no creen que lo haya hecho tanto con las relaciones con compañeros y con superiores.

EXPECTATIVAS POSPANDEMIA

El informe indica que el trabajo durante la pandemia ha influido mucho en las experiencias, comportamientos y actitudes de los trabajadores y, por lo tanto, en sus futuras necesidades y deseos a nivel laboral. Para entender las expectativas de los trabajadores sobre cómo se configurará el mundo laboral en el futuro analiza la relación de los empleados y sus empleadores, la propensión hacia el trabajo híbrido, las competencias laborales necesarias y la predisposición a cambiar de empleo y sector de actividad.

Según los datos globales del informe, las compañías son ahora más fiables a la hora de retomar la vuelta a la normalidad y el 61% de los trabajadores encuestados reconoce que confía en que sus empresas les apoyen de nuevo en futuras crisis.

Estos datos revelan que los empleadores se han ganado la confianza de sus empleados durante la pandemia. Según los datos globales, para 8 de cada 10 encuestados la principal responsabilidad de lograr un mejor mundo laboral después de la crisis sanitaria del coronavirus recae en el empleador. El gobierno y la responsabilidad individual quedan relegados a segundo y tercer plano, con un 73% y un 72%, respectivamente.

Además, un 88% afirma que sus jefes cumplieron o superaron sus expectativas durante este periodo. Las empresas son las que más confianza reciben para ‘restablecer la normalidad’ en España, más que ninguna otra institución. Un 81% de las personas encuestadas identifica a su empresa como la más responsable para garantizar un mundo laboral mejor después de la pandemia. Un 79% opina que los gobiernos deben actuar. Y un 71% cree que la responsabilidad recae en ellos mismos como individuos.

Reino Unido y Australia cuentan con el mayor número de encuestados que considera que los empleadores son los responsables de restablecer la normalidad, un 86% y un 85%, respectivamente. Francia y Japón son, por el contrario, los países que menos confían en las empresas, con un 69% y un 74% de encuestados, respectivamente, que opina que son ellas las que deben actuar.

LÍDERES

La empatía, la confianza y un nuevo enfoque en el bienestar y la creación de cultura son las competencias de liderazgo más importantes en la nueva era del mundo laboral. Según apuntan los datos globales, el 74% de los empleados quiere que sus jefes muestren un estilo de liderazgo centrado en la empatía y en una actitud de apoyo.

Respecto a España, el dato se encuentra dos puntos porcentuales por encima, con un 76%. En Francia, por el contrario, tan solo un 63% de empleados valora este estilo de liderazgo como clave para los líderes del futuro post pandémico.

Confiar en el personal para hacer el trabajo es el rasgo directivo valorado como el más importante en todos los países (79%), excepto en Japón (59%), donde la capacidad de comunicación a distancia (69%) y el apoyo a la flexibilidad (60%) se califican como los más valiosos.

En España, los elementos clave para el futuro del trabajo son el equilibrio entre el trabajo y la vida personal y contar con confianza para realizar el trabajo (84% de los encuestados, 4 puntos porcentuales por encima de los datos globales); la seguridad laboral (82% de los encuestados, 4 puntos porcentuales por encima de los datos globales); la flexibilidad en el horario de trabajo (81% de los encuestados, 6 puntos porcentuales por encima de los datos globales), y mantener un buen estado de salud (80% de los encuestados, 7 puntos porcentuales por encima de los datos globales). En países como Estados Unidos, prima más la buena relación con los superiores, así lo afirma un 83% de los encuestados, frente al 72% global o al 77% en España.

TELETRABAJO

Desde el estallido de la crisis del Covid-19 la mayoría de las empresas se vieron forzadas a instaurar el teletrabajo en todo el mundo. Según recoge un estudio llevado a cabo por el Adecco Group Institute, en el último trimestre de 2019, sólo un 7,9% del total de ocupados en España teletrabajaba al menos una vez a la semana desde casa.

Ahora, el trabajo en remoto ha pasado a ser la primera opción tanto para empleados como para empresas y el mundo está listo para instaurar el «trabajo híbrido». Así, un 77% de todos los empleados encuestados a nivel global piden mayor flexibilidad en el puesto de trabajo como consecuencia de la crisis del Covid-19 y un 74% afirma que la mejor manera para conseguir avanzar en su puesto de trabajo es, sin duda, el poder combinar el trabajo a distancia con el trabajo en la oficina.

En el caso español, la flexibilidad adquiere más importancia si cabe y 8 de cada 10 empleados consideran que es un factor clave para el futuro del trabajo. También son más los que afirman que el modelo ideal es aquel que combina el teletrabajo con el trabajo en oficina, un 77% de los encuestados españoles (3 puntos porcentuales más que el dato global) así lo expresa.

El resto de los países europeos también valora la flexibilidad, todos ellos se mueven en porcentajes muy similares a los globales y al español, con un 71% de los franceses, un 77% de los alemanes, un 79% de los italianos y otro 79% de los británicos que lo consideran crucial para el mundo laboral tras la pandemia.

Los empleados de Australia, Italia, España y EE.UU. reconocen ciertas mejoras en el trabajo durante la pandemia, mientras que los de Francia, Alemania y Japón afirman haber vivido una experiencia más negativa. Aun así, los datos globales demuestran que, a causa del teletrabajo, las competencias digitales de los empleados en el mundo han mejorado, así lo siente un 59% de encuestados.

En España, la sensación de mejora es mayor, un 64% de los encuestados de nuestro país reconoce haber perfeccionado sus competencias digitales. Los franceses son los más negativos, con tan solo un 37% de acuerdo con esta afirmación.

Además de la formación digital, los empleados españoles demandan una mejora de competencias en la gestión del trabajo en remoto, un 78% de encuestados frente al 65% global; el desarrollo de ‘soft skills’, un 73% de encuestados frente al 63% global, y el uso de plataformas/sistemas corporativos, un 72% de los encuestados frente al 65% global.

ACTIVIDAD PROFESIONAL

En términos globales, 8 de cada 10 trabajadores encuestados querrían continuar en la misma empresa, y la mitad de ellos lo haría en su actual puesto de trabajo, mientras que un 30% buscaría mejorar su puesto y sus condiciones actuales. Los italianos son, con un 38%, los más propensos a plantearse un cambio de empleo.

Tan solo 2 de cada 10 trabajadores en el mundo afirman sentir la necesidad de cambiar de trabajo tras la experiencia durante la pandemia. De ese 20%, un 9% buscaría nuevas oportunidades en el mismo sector, mientras que un 11% estaría dispuesto a cambiar de actividad.

En términos globales, para aquellos que cambiarían de actividad, la gestión y la consultoría y la tecnología son los destinos más deseados. El periodismo, la hostelería y la limpieza, son los sectores menos atractivos para los empleados que valoran dar un giro en su carrera.

La situación en España no varía mucho en comparación con la global. Tan solo un 9% de los encuestados cambiaría de trabajo y de sector, mientras que, del 91% restante que no cambiaría, el 7% sí que lo haría de puesto. El 51% se quedaría en el mismo sector y el 34% buscaría ascender en la misma empresa.

El sector más atractivo para aquellos que se plantean cambiar de actividad en España es, sin embargo, el sector educativo, que en términos globales solo resulta interesante para un 7% de los encuestados. Tan solo un 16% del total de los encuestados afirma que la pandemia le ha hecho replantearse su carrera y únicamente un 10% de ellos cambiaría de sector porque valora positivamente el desempeño de otros diferentes al suyo después de la crisis.

En España los datos no distan mucho de los globales y solo un 18% afirma que la pandemia le ha hecho replantearse su carrera y, de nuevo, únicamente un 10% cambiaría de sector de actividad.

Las razones más repetidas entre aquellos españoles que optarían por un giro completo a su carrera profesional cambiando de sector son darle un giro a su carrera (48% de los encuestados, 2 puntos porcentuales por encima de la media global); mejorar el equilibrio entre trabajo y vida personal (27% de los encuestados, 8 puntos porcentuales por encima de la media global); la valoración positiva del sector al que querrían cambiarse (24% de los encuestados, 9 puntos porcentuales por debajo de la media global); adquirir nuevas habilidades (20% de los encuestados, 2 puntos porcentuales por debajo de la media global), y cambio de trabajo, pero no de sector de actividad profesional.

SERVIMEDIA