Quantcast

Fin de semana con aguas mil en el este peninsular y Baleares

España afronta el sexto fin de semana de confinamiento en casa para contener el coronavirus con tiempo revuelto y típico de abril, puesto que nubes, lluvias y chubascos se apoderarán de amplias zonas del país, sobre todo del este de la península y Baleares.

Las temperaturas serán suaves, con más de 20 grados en el suroeste, el valle del Ebro, zonas del Mediterráneo y el Cantábrico oriental. El sábado será más caluroso que el domingo.

De esta forma, este fin de semana continuará cumpliéndose el refrán de que ‘en abril, aguas mil’, algo que se ha venido repitiendo en la mayoría de los días de este mes en muchos lugares de España. Y esta situación se prolongará incluso la próxima semana.

Así lo confirmó este viernes Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que apuntó que «este fin de semana va a continuar el tiempo inestable, con lluvias y chubascos repartidos por nuestra geografía». Incluso el tiempo revuelto llegará a Canarias, sobre todo el sábado, cuando se esperan precipitaciones abundantes acompañadas de tormenta.

En cuanto a las temperaturas, apenas variarán este fin de semana y se acercarán a los valores habituales para mediados de abril. La predicción de la Aemet, recogida por Servimedia, indica que los termómetros marcarán más de 20 grados principalmente en los valles del Guadalquivir y del Ebro, el Cantábrico oriental, zonas de las provincias mediterráneas y el Cantábrico oriental.

SÁBADO

Respecto al sábado, Del Campo apuntó que continuarán las lluvias en Galicia, si bien «la inestabilidad se desplaza fundamentalmente al Mediterráneo, con lluvias que pueden ser localmente fuertes en Melilla, el Levante y Baleares».

A lo largo del día también podría llover con cierta intensidad en otras zonas de la mitad oriental peninsular, así como en el tercio norte y el centro de la península. Donde es más probable que aparezcan las precipitaciones más fuertes es en Baleares y zonas de montaña y el litoral de Cataluña. Las lluvias podrán ir acompañadas de barro en el área mediterránea.

En el resto de la península habrá pocas nubes o se irá formando nubosidad de evolución, con posibles chubascos o tormentas dispersos y ocasionales por la tarde, sobre todo en áreas de montaña. Y Canarias tendrá abundantes precipitaciones vespertinas.

Las temperaturas subirán en las provincias que lindan con Portugal, las pirenaicas y el litoral catalán y tarraconense. Las capitales más calurosas serán Lleida (26ºC); Palma de Mallorca (25); Córdoba, Girona y Zaragoza (24); Almería, Bilbao, Granda, Huelva y Santa Cruz de Tenerife (23), y Huesca, Las Palmas de Gran Canaria y Sevilla (22).

DOMINGO

Por otro lado, Del Campo apuntó que «este domingo continuará el tiempo revuelto, especialmente en el área mediterránea, Baleares y el tercio norte peninsular», donde se esperan chubascos intensos. Lo mismo ocurre con la zona pirenaica.

En el resto de la península se irán formando nubes a medida que avancen las horas, con posibles chubascos en zonas de montaña y con menor probabilidad en el suroeste. En Canarias podría llover en el norte de las islas de mayor relieve.

Las temperaturas bajarán en el Cantábrico oriental y amplios lugares del tercio este peninsular, con lo que el domingo será un día menos caluroso que el sábado. Así, las zonas que superarán los 20 grados se reducen a Extremadura, Andalucía occidental, el valle del Ebro, puntos de la Comunidad Valenciana, Murcia y los dos archipiélagos.

PROXIMA SEMANA

Por otra parte, Del Campo subrayó que las lluvias se quedarán al inicio de la próxima semana en Baleares y el norte del área mediterránea peninsular. El lunes se acercará una borrasca por el oeste y dejará precipitaciones en el tercio occidental.

Ese frente atlántico generalizará las precipitaciones durante el martes, puesto que se extenderán a muchas zonas de la península. «En los Pirineos pueden ser fuertes y en forma de nieve a partir de los 1.400 metros», precisó Del Campo. La borrasca traerá aire frío, con lo que las temperaturas bajarán notablemente.

A partir del miércoles hay aún incertidumbre en la predicción meteorológica, si bien Del Campo apuntó que, «en mayor o en menor medida, continuará la inestabilidad y el ambiente algo fresco para la época del año».

SERVIMEDIA