Quantcast

Dos expertos alertan de que el dinero en efectivo puede «sufrir severamente» por el Covid-19 y dar pie a una «sociedad monopolista»

Dos expertos en dinero alertaron este miércoles de que el pago en efectivo «podría sufrir severamente» por la pandemia del Covid-19 si el temor a usar monedas y billetes persiste «después de la crisis» sanitaria, ya que eso derivaría en una «sociedad monopolista y liberticidia» dependiente de empresas privadas estadounidenses.

Así lo sostienen al menos Thierry Lebeaux, secretario general de ESTA (The Cash Management Companies Association), y Sami Coll, investigador asociado en la Universidad de Ginebra, en un comunicado difundido ante ciertas recomendaciones actuales a evitar el uso de billetes y monedas como medida de prevención contra el contagio del coronavirus.

Lebeaux y Coll sostienen que el dinero en efectivo “podría sufrir severamente» por la actual crisis sanitaria «si esta campaña antiefectivo da sus frutos, porque al ser un ahorro en volumen, el efectivo depende de un umbral crítico de efectivo en circulación para garantizar su sostenibilidad».

En su opinión, existe un «riesgo real de que estos nuevos hábitos de pago, forjados por un temor irracional y no justificado, persistan después de la crisis” en beneficio de medios de pago electrónicos, que podrían transformar el mundo del siglo XXI en «una sociedad monopolista y liberticida, con un control sobre la economía y las personas, en desacuerdo con los valores de nuestras democracias liberales».

Ambos expertos vaticinan que la crisis económica que seguirá a la crisis sanitaria por la pandemia del Covid-19 «será duradera, severa y costosa» y recuerdan que «los operadores de pagos electrónicos, principalmente estadounidenses, no deberían ser los grandes beneficiarios a costa de nuestras libertades”.

Por ello, defienden que “el efectivo es un medio de pago público que genera recursos públicos (acuerdo tácito que debe entenderse como un crédito sin intereses que el portador otorga al emisor del boleto), mientras que los pagos electrónicos son medios de pago privados, que generan ganancias para empresas privadas”.

Lebeaux y Coll advierten, finalmente, de que “en un momento en que la crisis de salud ha revelado la preocupante dependencia de las economías europeas de la producción de terceros países, el caso de las mascarillas o ciertos productos farmacéuticos, la llamada a pagar electrónicamente constituye un reclamo a depender de medios de pago” en manos principalmente de empresas de Estados Unidos.

SERVIMEDIA