Quantcast

Endesa crea un fondo de 25 millones contra el Covid-19 y un plan para aportar material, equipos e infraestructuras

Endesa ha diseñado un Plan de Responsabilidad Pública, dotado con 25 millones de euros, para conceder ayudas directas a la compra de material, condiciones especiales de suministro y donaciones para paliar las principales necesidades sanitarias y sociales provocadas por la crisis sanitaria del Covid-19.

Según anunció este domingo en un comunicado, en una primera fase la ayuda está dirigida a la donación de materiales y servicios, a mejorar las condiciones del suministro energético a centros sociales y a donaciones para cubrir necesidades de especial gravedad.

En concreto, Endesa ofrece «su capacidad logística y de compra tanto nacional como internacional, así como personal cualificado y los medios necesarios para la provisión de equipos de protección para el personal sanitario o de servicio público (batas, mascarillas y resto de Equipos de Protección Individual) e instrumental para asistencia de los pacientes hospitalizados (respiradores, test, fármacos, etc).

También dará condiciones especiales de suministro energético a residencias, hospitales y hoteles medicalizados, a los que pone a su disposición «su capacidad de proveedor energético para las instalaciones sanitarias», así como equipos y personal para garantizar el suministro eléctricos en hospitales de campaña y hoteles medicalizados.

En cuanto a las donaciones, se compromete a aportar dinero a instituciones, organismos y centros sanitarios para «cubrir necesidades básicas de especial gravedad previamente identificadas».

En este sentido, Endesa ha comprado respiradores para UCI y 2 millones de mascarillas por valor de 10 millones de euros que pondrá a disposición de las autoridades sanitarias competentes.

La compañía proporcionará apoyo a los equipos de servicio público (policía local, UME, protección civil, otros) a través de materiales, vehículos y servicios que se puedan requerir para abordar esta emergencia epidemiológica.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, considera que “vivimos una situación sanitaria, económica y social muy grave, sin precedentes en la historia reciente», razón por la cual Endesa ha diseñado «un plan de actuación con aquellas acciones en las que seremos más útiles y en las que, sin duda, podremos cumplir lo que prometemos a nuestros clientes y a todos los ciudadanos”.

ACCIONES EN MARCHA

Esta iniciativa se suma a las que ya ha venido haciendo la compañía estos días evitando los cortes de los clientes del sector residencial por impagos, flexibilizando las condiciones a pymes, autónomos y familias con necesidades, ofreciendo alternativas telemáticas para que nadie tenga que salir de casa para interactuar con Endesa, analizando caso a caso las peticiones de las empresas clientes, asegurando los pagos inmediatos a los proveedores de los canales de atención y ventas, y a las donaciones desde sus centrales a hospitales de las zonas donde tiene infraestructuras.

Endesa también ha reforzado la operativa de sus centros de control de distribución y de control de la energía y centrales de generación para asegurar el suministro eléctrico en los territorios en los que opera (Aragón, Andalucía y parte de Extremadura, Baleares, Canarias, Cataluña, Galicia y Castilla y León). También ha duplicado su centro de control de generación renovable, ubicado en Madrid, con un centro espejo en Santiago de Compostela.

Una vez superado el problema sanitario, Endesa se plantea en una siguiente fase otras medidas dirigidas a paliar los efectos que la crisis económica tendrá sobre los clientes más vulnerables. Además, a través de su Fundación, está volcada en ayudar a los colectivos más vulnerables con los que colabora y paliar los efectos de la crisis en los más necesitados.

En colaboración con organizaciones ya socias de la Fundación, Endesa va a ayudar a Cáritas con 100.000 euros, a la Fundación SAFA en Andalucía con 270.000 euros para familias, a la Fundación Integra con 45.000 euros y, dentro del programa Retotech, se utilizarán las impresoras donadas a los centros educativos para hacer viseras protectoras para los sanitarios y cuerpos de ayuda.

SERVIMEDIA