Quantcast

Los exportadores de frutas y hortalizas temen que la subida del salario mínimo impacte negativamente sobre las explotaciones hortofrutícolas

El aumento del salario mínimo interpersonal tendrá un impacto negativo sobre la sostenibilidad social y económica de las exportaciones de frutas y hortalizas, según la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex).

El informe señala que la subida del SMI anunciado ayer por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, dañará la sostenibilidad de las explotaciones hortofrutícolas, ya que resulta imposible trasladar este aumento a los precios de venta ante la fuerte competencia de países competidores extracomunitarios con costes laborales por hora hasta 10 veces inferiores.

La aplicación en la última subida del SMI, según explica Fepex, supuso un aumento de costes adicionales e incrementos salariales de entre un 7% y 22% a las empresas del sector hortofrutícola en todas las zonas de producción.

Este incremento, que tendrá efecto retroactivo al 1 de enero, afectará al sector de la hortofruticultura, en el que la mano de obra supone hasta un 45% de los costes de producción.

Otro aspecto que, según resalta este informe, no ha sido tenido en cuenta al aplicar este incremento, es la imposibilidad de trasladar este aumento de costes a los precios finales de los productos, “dada la globalización del mercado comunitario, con unos competidores, como Marruecos, con los mismos productos y calendarios y con un coste laboral por hora 10 veces inferior al de España”.

Ante esta situación, la asociación considera que el sector exportador de frutas y hortalizas, va a reducir considerablemente su capacidad productiva, ya que no queda margen para incorporar el incremento de costes, y apuntan que esto generará una “fuerte destrucción de empleo en los cultivos más intensivos en mano de obra”.

SERVIMEDIA