Quantcast

Trapero desvela que se ofreció para detener en persona a Puigdemont

El que fuera jefe de los Mossos d´Esquadra durante el proceso independentista de Cataluña en el otoño de 2017, Josep Lluis Trapero, desveló este miércoles ante el tribunal que le juzga por rebelión que se ofreció para detener en persona al entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en caso de que se produjera la declaración unilateral de independencia (DUI).

En respuesta a las preguntas de su abogada, Olga Tubau, sobre el plan para detener a los miembros del Govern, el exmayor explicó que se ofreció para ser él, en persona, quien detuviera a Carles Puigdemont si se declaraba la DUI, aunque finalmente se decidió que fueran su ‘número dos’ y sustituto en el cargo tras la aplicación del 155, Ferran López, y otro de los mandos de los Mossos, el comisario Joan Carles Molinero.

Trapero explicó la existencia de este plan en su declaración como testigo en el juicio que se desarrolló en el Tribunal Supremo el pasado año y que concluyó con la condena por rebelión y malversación de nueve de los líderes independentistas del 1-O. En ese momento no dio detalles sobre su contenido.

Como ya hizo también ante el Supremo, Trapero contó que en las reuniones previas al referéndum con los miembros del Govern “expresamos preocupación por lo que pudiera ocurrir”. Así lo hizo en la reunión del 26 de septiembre y ya en la del 28 de ese mismo mes “vemos que todo sigue adelante y que no se está parando, y avisamos de que va haber más de dos millones de personas en la calle y 15.000 policías dispuestos a actuar y exponemos de manera clara que estamos muy preocupados por la seguridad ciudadana”.

Según dijo, los máximos representantes de los Mossos asistentes “les llamamos a cumplir la orden judicial de paralizar el referéndum. Hicimos alguna crítica a las manifestaciones de Forn y de Turull y les dijimos que a nosotros el Tribunal Constitucional nos había notificado la ilegalidad del referéndum. Desde el Govern nos dijeron que tenían un mandato y que tiraban para adelante. Iban a continuar con la convocatoria. A Puigdemont le dije:`espero, president, que no tengamos que lamentar una desgracia´”.

En ese momento, la cúpula de los Mossos se planteó convocar una rueda de prensa o emitir un comunicado público para desmarcarse de los planes de Govern de seguir adelante con el referéndum ilegal tras salir “frustrados” de esa reunión del 28 de septiembre en la que Puigdemont descartó suspender el referéndum. Pero al final renunciaron a hacerlo, una decisión que Trapero “lamenta”, con la perspectiva d todo lo sucedido desde ese momento.

Sobre el plan para detener a Puigdemont y a sus consejeros, Trapero relató que a las 8.30 del 24 de octubre los comisarios Ferrán López y Joan Carles Molinero fueron a su despacho para analizar un “escenario de gravedad” si se declaraba unilateralmente la independencia. “Pensamos que podríamos recibir una orden para detener al president o a miembros del Govern”.

En ese momento “di unas indicaciones, no sé si se pueden llamar instrucciones”, y les pregunté si pensaban que lo razonable era que “lo detuviera yo” pero ellos se ofrecieron a hacerlo, pese a que “les dije que era un tema que iba a ser de una trascendencia de por vida y que los máximos mandos debían asumir las detenciones. El día 26, Ferrán me dijo que el plan ya estaba hecho”.

La abogada de Trapero le preguntó su tuvo ofertas para volver a ser el máximo responsable d los Mossos tras su cese en aplicación del artículo 155 de la Constitución. “Sí”, respondió, “en una reunión con el president y el conseller. Dije que no”. “¿Se le ofreció entrar en política?” preguntó la letrada. “A mí no, a mi abogada. Dije que les dijera que ni me llamaran”.

PLAN DETENCIÓN PUIGDEMONT

La letrada de Trapero ya incorporó en la causa el informe con el plan de arrestos que está firmado por el comisario Ferrán López, el ‘número dos’ del cuerpo autonómico. Él y el comisario Rafael Comes, responsable de la Comisaría de Investigación Judicial, corroborarán la existencia de dicho plan a lo largo del juicio.

Precisamente, Comes era el encargado de coordinar las eventuales detenciones, de la custodia de los detenidos y de la interlocución en nombre de los Mossos con la autoridad judicial.

El plan incluía un esquema en el que ya estaba asignado el nombre de la pareja de mandos policiales que realizaría las detenciones. Ese binomio siempre estaría compuesto de un comisario y un intendente.

Los comisarios principales, Ferrán López y Joan Carles Molinero, se encargarían del arresto de Carles Puigdemont. Para detener al vicepresidente, Oriol Junqueras, se había designado al comisario Emilio Quevedo y al intendente Amadeu Domingo.

Además, los Mossos reservaron uno de sus dos helicópteros en alerta durante la jornada del 27 y 28 de octubre, fecha de la declaración unilateral de independencia, para evacuar a alguno de los detenidos en caso de que el Parlament se encontrara rodeado de manifestantes.

SERVIMEDIA