Quantcast

La APM dice que suavizar el delito sedición es como favorecer que se conduzca por ciudad “a 120”

La Asociación Profesional de la Magistratura (APM) sostuvo este miércoles que suavizar el delito de sedición, como ha planteado el Gobierno, puede ser similar a cambiar los límites de velocidad en ciudad y dar pie a que los automovilistas piensen que no es tan grave ir “por medio de Madrid a 120” por hora.

En declaraciones a Servimedia, la portavoz de la APM, María Jesús del Barco, valoraba así que el presidente Pedro Sánchez anunciara este lunes, en una entrevista en Televisión Española, que el Ejecutivo tiene intención de plantear una modificación del delito de sedición. El objetivo sería adaptarlo a lo expresado por tribunales europeos respecto al ‘procés’ y la entrega de Carles Puigdemont.

Del Barco señaló que, aunque no se debe considerar “siempre” que los delitos con más pena son mejores, la sedición castiga conductas “muy graves”, al dirigirse “contra el orden constitucional”. Sostuvo que para quien va a cometer “un delito de forma dolosa”, como puede ser la sedición, “no es lo mismo” que se pueda enfrentar a una pena de unos dos años de cárcel a otra de hasta 12 años.

La portavoz de la APM afirmó que con el delito de sedición puede suceder lo mismo que con los conductores, que saben que circular por ciudad a algo más de 50 kilómetros por hora no es lo mismo que si “vas por medio de Madrid a 120″ por hora. Sostuvo que estos límites son tenidos en cuenta “si eres un delincuente o un posible delincuente” a la hora de calibrar “si te va a interesar o no delinquir”.

Al mismo tiempo, Barco señaló que las reformas del Código Penal deben ser fruto del “mayor de los consensos” y no pueden tener como fin “dar satisfacción a ningún colectivo” ni suponer una “utilización política” de las normas, en referencia a que suavizar el Código Penal pueda beneficiar a los condenados por el ‘procés’.

Por último, la portavoz de la APM se refirió a que las resoluciones europeas sobre el ‘procés’ y Puigdemont “no hacen referencia” a la legislación europea, ya que las órdenes de entrega se fundamentan en la “confianza” entre países, sin entrar a analizar el fondo de las reclamaciones legales.

SERVIMEDIA