Quantcast

Sánchez recupera la agenda exterior con un mensaje de confianza a la economía en Davos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, retoma su agenda internacional, paralizada durante meses por estar en funciones, participando en Davos (Suiza) en la reunión anual del Foro Económico Mundial.

Sánchez aprovechará su presencia en la 50 edición de este selecto enclave -foro por excelencia donde se discuten temas de globalización con enfoque económico- para trasladar “confianza y solidez” en la economía española, según destacaron fuentes de La Moncloa.

Durante su participación en el plenario, el presidente enfatizará la “importancia de sostenibilidad, la lucha contra la emergencia climática, las oportunidades y el futuro de la economía española y su solidez”. Además, hará una referencia al ‘Brexit’, para trasladar el deseo de que la relación “futura” que ahora empieza con Reino Unido sea “lo más estrecha posible”.

Lo hará el miércoles en su discurso -un hecho que ensalzan en La Moncloa porque las intervenciones individuales son “limitadas” y es algo “bastante excepcional”- de unos veinte minutos en el que expondrá datos sobre la fortaleza de la economía española y la apuesta “decidida” por el “multilateralismo”, la transformación digital y la transición ecológica.

De hecho, irá acompañado por las vicepresidentas Nadia Calviño y Teresa Ribera, quienes también tendrán agenda propia durante este foro que, este año, se centra en un mundo cohesionado y sostenible con mucho énfasis, por tanto, en el cambio climático.

Sánchez, que el año pasado rompió con su presencia la racha de ocho ediciones seguidas sin presidentes españoles, quiere mantener su “imagen de marca” de acudir a foros multilaterales mundiales.

El hecho de que Davos sea el primer viaje es casi por “azar”, señalan, porque se trata del primer evento internacional al que pueden hacer frente tras la constitución del nuevo Ejecutivo con miembros de Podemos.

La cita de este año se ha preparado sin que hayan surgido grietas en el Gobierno de coalición, sin “ningún resquemor”, y en un momento en que España busca flexibilizar su objetivo de déficit con Bruselas ante algunas medidas expansionistas que el Ejecutivo pretende poner en marcha.

No obstante, desde La Moncloa destacan que, salvo por la premura con la que han tenido que cerrar agenda habida cuenta de la falta de Ejecutivo hasta hace unos días, “no hay ninguna diferencia en la preparación de un año y el otro” ante la presencia de Podemos en el Gobierno.

Fuentes de La Moncloa aseguran que no han detectado inquietudes sobre la coalición, “nadie ha puesto peros”, a la hora de ir cerrando la participación de Sánchez en el plenario ni sobre las bilaterales que mantendrá, no sólo con otros líderes internacionales sino con primeros ejecutivos de grandes empresas.

TASA A LAS TECNOLÓGICAS

Sánchez llegará a Davos la noche del martes 21 para participar en la cena privada por el 50 aniversario -a la que acuden decenas de invitados- y estará durante la jornada del miércoles 22. Además de su discurso -que tendrá por interlocutor, para ordenar los diez minutos de preguntas, a Ángel Gurría, secretario general de la OCDE-, el presidente aprovechará para mantener reuniones bilaterales.

Se verá con la presidenta de Suiza, Simonetta Myriam Sommaruga y con importantes fondos de inversión, además de con destacados directivos de las principales tecnológicas mundiales.

Igual que en anteriores reuniones internacionales, Sánchez se reunirá con los mandatarios iberoamericanos presentes -Colombia y Ecuador por el momento confirmados- y con el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong.

A nivel empresarial, Sánchez pondrá el foco, por un lado, en las tecnológicas. Se reunirá con el consejero delegado de Apple, Tim Cook; el presidente de Amazon World Service, Andrew Jassy; y el presidente para Europa, África y Medio Oriente de Google, Matt Brittin; a los que explicará la posición española sobre la revolución tecnológica y el impuesto específico a las tecnológicas que operan en España pactado con Podemos.

En el acuerdo de PSOE-Unidas Podemos apostaron por la aprobación de un “impuesto sobre determinados servicios digitales con el fin de gravar aquellas operaciones de la Economía digital que actualmente no tributan, en línea con las recomendaciones de la Unión Europea” y un “impuesto sobre las transacciones financieras consistente en gravar las operaciones de compra de acciones españolas ejecutadas por operadores del sector financiero”.

También lo hará con fondos de inversión, bancos, aseguradoras y empresas de capital riesgo -ya hay 12 confirmadas pero se espera que sean más-, a los que expondrá las opciones de inversión en España, en una reunión organizada por el área económica de Presidencia que dirige Manuel de la Rocha.

Por otro lado, mantendrá reuniones con la consejera delegada (CEO) interina de Renault-Nissan, Clotilde Delbos y con el máximo responsable de ArcelorMittal, Lakshmi Mittal, con quien analizará el momento crucial que vive la industria del acero europea y su repercusión en España ante importante crisis del sector por la falta de pedidos y la competencia de países como China y, especialmente, Turquía

Davos marca el inicio del regreso de la agenda internacional de Sánchez quien retomará los objetivos que se quedaron pendientes en la pasada legislatura como una gira por África -sólo ha estado en Mali visitando a las tropas en las navidades de 2018- o una mayor presencia en Asia.

SERVIMEDIA