Quantcast

Defensa firma un convenio con Fundación ONCE y Cermi para reforzar su vínculo con la discapacidad

El Ministerio de Defensa, la Fundación ONCE y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) rubricaron este lunes un convenio para promover la cultura de la defensa entre las personas con discapacidad, fomentar la plena inclusión de este colectivo en las políticas públicas de defensa y apoyar a los militares con discapacidad.

El convenio fue firmado por la ministra de Defensa, Margarita Robles; el presidente del Grupo Social ONCE, Miguel Carballeda, y el presidente del Cermi, Luis Cayo Pérez Bueno, quienes, tras plasmar su firma en él, tomaron la palabra.

Durante su alocución, la ministra proclamó que el colectivo de la discapacidad supone una reivindicación “permanente” y “constante” para el departamento que dirige, lo que le sirvió para agradecer a la Fundación ONCE y al Cermi el “apoyo” y el “empuje” que prestan al alrededor de cuatro millones de personas con discapacidad que viven en España.

A pesar de destacar que el desarrollo de estos convenios evidencia que se ha avanzado “mucho” en este ámbito en las Fuerzas Armadas, concedió que todavía queda un largo camino por recorrer: desde modificaciones legislativas y normativas hasta la atención de las necesidades que requieren los militares con discapacidad.

No obstante, llamó a centrarse en el presente y el futuro, puesto que en el pasado se pudieron tomar decisiones que muchos miembros de las Fuerzas Armadas con discapacidad sobrevenida en acto de servicio consideraron injustas, y cuya injusticia ella misma reconoce, pero que, al estar confirmadas por los tribunales por sentencia firme, hay que respetar.

Esto le sirvió para subrayar que el Estado de Derecho obliga a que “cada día mejoremos más”, a “empatizar más” con las personas que han prestado un servicio a España y que en su desempeño han sufrido una “merma en sus capacidades físicas o intelectuales”.

Por último, se declaró incapaz de modificar el pasado, aunque reafirmó su compromiso en “dar la batalla” hasta las últimas competencias en la defensa de aquello en lo que cree.

Por su parte, Carballeda ironizó con el hecho de que las personas con discapacidad han nacido “averiadas”, lo que, aseveró, no les hace incompetentes para ser “valientes” y “capaces” en la lucha por “nuestros derechos y de las generaciones venideras”.

Confesó su admiración por aquellos colectivos que luchan a diario por mejorar la sociedad, haciendo especial énfasis en la labor social de la Fundación ONCE, y adelantó que el próximo mes de abril se dedicará un cupón al ámbito de la defensa.

Carballeda también se preguntó “¿qué sería de los colectivos de personas desfavorecidas sin organizaciones como ONCE, Cruz Roja o las Fuerzas Armadas?” para concluir con un ruego a la ministra para que aproveche su influencia en el Consejo de Ministros para que la acción del Gobierno tenga presente a la discapacidad.

Por su parte, el presidente del Cermi se mostró “orgulloso” por el “positivo balance que se puede hacer de la colaboración que venimos manteniendo” hace más de diez años. Entre las mejoras alcanzadas, destacó una mayor accesibilidad en diferentes instalaciones dependientes de Defensa, la creación de la Oficina de Atención a la Discapacidad en las Fuerzas Armadas y una mayor apertura de la cultura de defensa a las personas con discapacidad y sus familias.

En este sentido, subraayó que, “históricamente, nuestro conocimiento sobre las Fuerzas Armadas ha sido limitado, pero con base en este convenio, cuando se han realizado actividades, las personas con discapacidad hemos respondido con entusiasmo, porque conocer las Fuerzas Armadas es quererlas”.

Asimismo, resaltó que, aunque falta mucho por mejorar en la carrera profesional de quienes adquieren una discapacidad en las Fuerzas Armadas, se ha conseguido que no se vea la discapacidad como “un elemento inamistoso”, para que “cuando se adquiera una discapacidad en el desempeño del servicio no se considere que esa persona está fuera de las Fuerzas Armadas, sino que hay que retener ese talento y que siga el vínculo activo”. Así, hizo hincapié en que “abandonar algo que quieres, cuesta y produce tristeza”.

CLAVES DEL CONVENIO

El convenio pretende impulsar la autonomía personal, la plena inclusión y el cumplimiento de los derechos de las personas con discapacidad en el marco de las políticas de defensa y seguridad propias del Ministerio de Defensa, “principalmente a través de acciones de sensibilización, formación, promoción de la accesibilidad y del diseño para todas las personas”.

Desde esta perspectiva, el departamento que dirige Margarita Robles se compromete a facilitar a las personas con discapacidad la participación en visitas a museos, archivos, bases, centros militares y cualquier actividad que dé a conocer el patrimonio histórico-artístico del Ministerio de Defensa. Igualmente, impulsará la organización de actos en los que participen personas con discapacidad.

Por su parte, Fundación ONCE y CERMI asesorarán a Defensa en aspectos laborales y de promoción de empleo para personas con discapacidad, así como en aquellos otros relacionados con la accesibilidad dentro de las Fuerzas Armadas. Colaborarán también en el desarrollo de programas de formación y sensibilización.

DEFENSA Y CRUZ ROJA

Con anterioridad a la firma de estos convenios, Robles firmó un tercero con Cruz Roja para prestarse apoyo mutuo en acciones de ayuda humanitaria y de apoyo a la población en situaciones de crisis o emergencia.

Tras la solemne firma del documento, el presidente de Cruz Roja, Javier Senet, apuntó que este convenio refrenda la relación “muy cercana” que siempre ha habido entre el Ministerio de Defensa y esta entidad.

Por su parte, Robles coincidió con el presidente de Cruz Roja al presentar a ésta como un “punto de referencia imprescindible para la sociedad desde su fundación”.

La titular de Defensa remachó su intervención manifestando que “poner al ser humano como objetivo prioritario sin pedir nada a cambio es lo que hace a la Cruz Roja y a las Fuerzas Armadas grandes”.

El convenio contempla diversas líneas de actuación. Por un lado, Defensa prestará apoyo logístico a la Cruz Roja Española en el desarrollo de su labor humanitaria en proyectos de cooperación internacional y en acciones de ayuda humanitaria de emergencia en el territorio español o de terceros países afectados por catástrofes y calamidades públicas.

La formación es otra de las áreas de trabajo de este convenio. La Cruz Roja colaborará en la difusión de conocimientos como Derecho Humanitario o Derecho Penal Internacional con los centros docentes militares de formación, perfeccionamiento y Altos Estudios Militares.

Además, se organizarán actividades para formar al personal de las Fuerzas Armadas en la ejecución de acciones de ayuda humanitaria dirigidas a apoyar la inserción profesional de aquellos militares que deben incorporarse a la vida civil.

SERVIMEDIA