Quantcast

Montilla acusa a Torra de debilitar el autogobierno y castigar el prestigio de las instituciones

El expresidente de la Generalitat José Montilla aseguró este viernes en el ‘Fòrum Europa. Tribuna Catalunya’ que Cataluña ha perdido autogobierno y liderazgo en el conjunto de España como consecuencia del proceso soberanista que ha sumido a los sucesivos ejecutivos autonómicos y al actual de Quim Torra en una escasa gobernabilidad que ha tenido nefastas repercusiones en la evolución económica.

Montilla hizo estas declaraciones en este desayuno informativo organizado en Barcelona por Nueva Economía Fórum, donde se mostró muy crítico con las consecuencias que ha tenido el desafío independentista en la comunidad.

Si bien considera que el tejido económico y la sociedad catalana han soportado las tensiones, subrayó como cierto que los años de parálisis y de conflicto han afectado negativamente a la reputación económica de Cataluña y a su peso en el conjunto de España.

El también exsenador socialista concretó que si bien el ‘procés’ puede que no sea la única causa sí que ha contribuido a paralizar la gobernabilidad de Cataluña porque “el gobierno ha dejado de gobernar”, olvidando que si hay una manera de reforzar el autogobierno es “gobernando” y manifestó que es apremiante hacer frente a las urgencias que tiene la sociedad y la economía catalana.

Para ello, instó al Gobierno de España a dotarse de una “agenda catalana” para abordar de forma prioritaria aspectos como la política industrial, las reformas económicas y empresariales, la actuación contra el mercado laboral y la atención especial al sector de la automoción inmerso en un proceso de cambio y el fomento de la innovación y la investigación.

Montilla pidió al nuevo Gobierno central que tenga en cuenta la situación catalana para poder abordar los temas prioritarios y las reformas económicas necesarias y la crisis territorial e institucional, a su entender, “la más importante” en décadas.

En su opinión, la situación en Cataluña se deriva de ocho años en los que la política se ha centrado únicamente en el ‘procés’ y en el llamado conflicto catalán, con graves consecuencias sociales y derivando en una crisis política sin precedentes. A todo ello, el expresidente se preguntó qué ha sacado de provecho de todo ello la sociedad catalana cuando el autogobierno no se ha reforzado, sino todo lo contrario, se ha debilitado y ha perdido poder de influencia en la política estatal. “Algunos dicen que se ha internacionalizado la situación catalana, pero no se dan cuenta de que lo que se ha conseguido es convertirla en una preocupación”, concretó.

Además, recordó que abandonar la gobernabilidad provoca que los ciudadanos acaben por entender que las instituciones “son algo prescindible” y se consolida el sentimiento de “la desafección” hacia las propias instituciones. De hecho, Montilla, que ya hablada de desafección en 2007, cree que se ha convertido en “frustración” en una gran parte de la sociedad catalana y advirtió a los ejecutivos soberanistas de que gobernar “no es hacerlo únicamente para algunos, sino para el conjunto de la sociedad”.

“Si el gobierno de Cataluña hasta ahora no ha sido capaz de llevar a cabo una auténtica agenda de gobierno, por responsabilidad y patriotismo se debería consultar a la ciudadanía”, aludiendo así a unas posibles elecciones autonómicas.

Esta conferencia impartida por el expresidente Montilla contó con la presencia de la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, encargada a su vez de la presentación a un auditorio en el que se congregaron entre otros el primer secretario del PSC, Miquel Iceta; la Delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera; los máximos representantes de patronales y sindicatos, además del presidente de Fira de Barcelona, Pau Relat; representantes de los grupos políticos con representación en el Parlamento catalán; y Miquel Roca Junyent, uno de los artífices de la actual Constitución Española.

Justamente a la reforma de la Carta Magna también hizo referencia Montilla al asegurar que “necesita modificaciones” y que es necesario hablar de reformas constitucionales sin recelos a través de iniciativas políticas y legislativas que partan del debate y el consenso, aunque admitió que, en el contexto actual, es aún difícil hablar en estos términos. “Ir hacia la vía federal sólo será posible desde la construcción de consensos”, añadió, “igual que el que permitió la Constitución del 78”.

SERVIMEDIA