Quantcast

¿Es seguro beber agua del grifo en España?

La Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), que aglutina a los operadores de agua de consumo humano, aseguró este jueves que el agua del grifo que se bebe en España es completamente segura y, en absoluto, cancerígena, ya que sus valores de calidad son incluso más estrictos de los que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Una investigación impulsada por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) relaciona 6.500 casos de cáncer de vejiga en Europa -casi 1.500 en España- a la presencia de trihalometanos (THM) en el agua del grifo. Estos compuestos se generan después de desinfectar el agua con productos químicos en el agua doméstica.

La directiva europea permite hasta 100 microgramos de esta sustancia por litro para que el agua sea considerada como apta para consumo humano. En España, el valor medio obtenido a nivel nacional fue de 27,35 microgramos, muy por debajo del nivel máximo aconsejado, lo que, para los operadores, da cuenta de su fiabilidad.

“Las aguas de consumo suministradas en España en su condición de aptas cumplen en todos los casos con la exigente normativa de la legislación española, basada en la legislación de la Unión Europea, que fija los valores máximos admisibles de cada uno de los compuestos a controlar en las aguas”, explicó la asociación.

Esta normativa toma como base las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y, para el caso de compuestos potencialmente cancerígenos, aplica un factor de seguridad adicional, resultando en valores “todavía más restrictivos”.

“En cualquier caso el control del agua para el consumo humano (popularmente denominada potable) está asegurado por la autoridad sanitaria correspondiente y los datos y resultados de dicho control son recopilados en la web del Ministerio de Sanidad”, aseguraron los operadores de agua.

La investigación de ISGlobal asegura que la exposición a químicos en el agua potable se asocia con un 5% de los casos anuales de cáncer de vejiga en Europa. En total, se estimaron 6.561 casos de cáncer de vejiga por año atribuibles a la exposición a trihalometanos en la Unión Europea.

Los resultados mostraron grandes diferencias entre países. España (1.482 casos) y Reino Unido (1.356 casos) representaron el mayor número estimado de casos atribuibles, en parte debido a la alta incidencia de cáncer de vejiga o la elevada población de estos países.

El equipo científico recomienda que los principales esfuerzos para reducir los niveles de trihalometanos se dirijan a países con niveles más altos. Así, el estudio estima que si los 13 países que tienen el promedio más elevado redujeran los niveles a la media de la UE, el número estimado de casos atribuibles disminuiría un 44%, con 2.868 casos menos por año.

SERVIMEDIA