Quantcast

El nuevo ministro de Sanidad asegura que llega al departamento para “escuchar y resolver”

El nuevo ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseguró este lunes que asume su cargo con “mucha ilusión”. “He venido para escuchar y resolver”, afirmó.

Illa hizo estas declaraciones en el acto de toma de posesión de su cargo que tuvo lugar en el Ministerio de Sanidad durante el intercambio de cartera, que le entregó su antecesora, María Luisa Carcedo, a quien agradeció su trabajo al frente del departamento ministerial.

Durante su discurso se dirigió a los trabajaores del ministerio, a los profesionales sanitarios, a las asociaciones y sindicatos para expresarles su “enorme ilusión por hacerle frente a esta responsabilidad y mi voluntad y determinación de empezar a trabajar de inmediato en todos los desafios que tiene nuestro sistema de salud público”.

Además, quiso expresar su compromiso “de trabajar de una forma leal, responsable y coordinada con todas las comunidades autónomas”. Al finalizar, Illa dió las gracias a su familia, al Partido Socialista de Cataluña y, en especial, a su primer secretario, Miquel Iceta. A preguntas de los periodistas añadió que “con mucha emoción vamos a desarrollar todos los proyectos del ministerio con empeño”.

Después del intercambio de cartera, la ex ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, pidió que “no destaque el adiós por encima de las gracias”. Y recordó que “los servicios públicos de calidad sirven para hacer efectivos los derechos de nuestra Constitución y hay que hacerlos con equidad, calidad y universalidad. Y esto no es posible sin la complicidad de los profesionales y organizaciones”.

Entre los retos que deberá afrontar el nuevo titular de Sanidad destacan la eliminación progresiva de los copagos farmacéuticos, la atención de la salud bucodental en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud y el desarrollo de la ley de eutanasia, según se desprende del programa de coalición entre PSOE y Unidas Podemos.

Además de estos objetivos también destacan el blindaje del sistema público de salud, la renovación de la tecnología sanitaria, la digitalización sanitaria, garantizar el acceso universal al sistema sanitario o actualizar la Estrategia de Salud Mental.

A ellos se añade invertir el 7% del PIB en 2023 en sanidad, integrar las necesidades de las enfermedades raras y mejorar las condiciones del personal sanitario.

SERVIMEDIA