Quantcast

Casado propone a Rivera a ocupar el “centroizquierda” ante la deriva del PSOE “a la extrema izquierda”

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, propuso este lunes al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, a moverse hacia el “centroizquierda” y buscar los votos de ese espacio político de cara a las próximas elecciones generales, ya que considera que el PSOE se “ha deslizado hacia la extrema izquierda” y está dejando libre ese terreno ideológico.

Casado hizo estas declaraciones durante un almuerzo informativo del Foro ABC, en el que destacó que algunas de las encuestas publicadas recientemente auguran más de 100 escaños al PP en caso de celebrarse ahora elecciones y otros 60 para Ciudadanos. “Por lo tanto, es probable que pudiéramos formar gobierno”, proclamó.

Admitió que con Ciudadanos le unen “dos cosas fundamentales: el respeto a la Constitución y la defensa de la unidad de España”. Por eso, adujo que si el partido naranja “volviera al espacio fundacional” del que salió, puesto que fue creado por personas afines al Partido Socialista de Cataluña, podría quedarse con un espacio que considera que el PSOE está dejando libre al ser “rehén” de los independentistas que pretenden destruir España.

Casado manifestó que “el PP aspira a ser un partido hegemónico en el centroderecha” y advirtió de que “el centroizquierda va a quedar huérfano”. En este sentido, hizo un llamamiento a la formación de Albert Rivera para que “si hay un centroizquierda constitucional, ahora que nos jugamos el futuro de España, optimicemos ese espectro electoral”.

Incluso, citó el resultado de las elecciones generales de 1993 como el “modelo casi perfecto” para gobernar España, ya que entonces el PSOE ganó en las urnas con 159 escaños y logró gobernar “sin las pinzas nacionalistas” porque Izquierda Unido consiguió 18 diputados. En las próximas elecciones, le gustaría reeditar ese esquema entre PP y Cs y añadió que todos los partidos deberían dejar claro “con quiénes pactarán” antes de que se vote la próxima vez.

Casado expresó su deseo de que el “multipartidismo” de la pasada legislatura se reduzca porque “ha sido un desastre” y confió en que el PP vuelva a tener la “hegemonía” del centroderecha en España, aunque dijo que ese deseo es compatible con mantener una “buena relación” con otros partidos como Foro Asturias, UPN, PAR “y también Ciudadanos”.

No obstante, insistió en que aspira a ser “el único partido a la derecha del PSOE” en España, a la vez que calificó de “excelente” su relación con Rivera porque “muchas de las cosas que están diciendo (en Ciudadanos) las llevamos proponiendo y legislando desde hace muchos años”.

Como prueba, esgrimió que la candidatura de Manuel Valls al Ayuntamiento de Barcelona que promueve Ciudadanos es “una apuesta constitucionalista que es necesaria” y que cuenta como cabeza de lista con un primer ministro de Francia que ha sido “excelente”. Sin embargo, desligó al PP de ella porque cree que su partido “no puede perder las siglas en ninguna circunscripción y menos en la segunda ciudad de España”.

“Eso no quiere decir que no podamos apoyar o hacer una campaña por distritos donde defendamos del concepto que tenemos de la derrota del independentismo”, puntualizó desde su visión de que si el constitucionalismo recupera Barcelona o Badalona y mantiene Tarragona o Castelldefels será “imposible” que los independentistas impongan su “quimera” cuando estas localidades representan a “dos terceras partes de los catalanes”.