Quantcast

Un estudio hecho por cerrajeros profesionales indica que el 80% de las cerraduras no son seguras

Las cerraduras son uno de los elementos de seguridad más importantes de cualquier casa o establecimiento, componen el principal medio de defensa contra cualquier persona ajena que quiera acceder a nuestra propiedad. Por esta razón, es de vital importancia contar con unas buenas cerraduras que nos puedan garantizar la seguridad y la protección.

No obstante, un estudio realizado recientemente por cerrajeros profesionales ha indicado que el 80% de las cerraduras no son seguras. Según asegura Vicente Camarasa, CEO de este grupo de cerrajeros de valencia, “la mayor parte de las cerraduras son vulnerables y no cumplen correctamente su función, pudiendo incluso abrirse en unos pocos segundos del mismo modo que si tuvieras la llave”.

Ante esta situación es preciso tener en cuenta que los robos a hogares en España son mucho más frecuentes de lo que parece y para evitar sufrir un ataque de estas dimensiones, una de las principales cosas que se tiene que hacer es renovar e instalar una nueva y actualizada cerradura de calidad.

¿Cómo aumentar la seguridad de mi cerradura?

A día de hoy no existe ninguna cerradura que sea imposible de manipular y abrir, puesto que también los ladrones se encuentran en constante evolución y cada vez cuentan con técnicas más innovadoras para conseguir sus objetivos. Sin embargo, una cerradura antigua facilita el trabajo a cualquier ladrón ya que no opone ninguna resistencia, mientras que una buena cerradura es más difícil de manipular y retrasa en gran medida toda la operación.

“La seguridad, en estos casos, no pasa por ser invulnerable. Sino por disponer de un grado de seguridad que complique el acceso hasta el punto de hacer desistir al delincuente. En este tipo de intrusiones prima la rapidez, si se complica, generalmente se busca otro objetivo.” remarca Camarasa.

Por eso, lo mejor que se puede hacer para garantizar la mayor seguridad posible en nuestros hogares es pedir el consejo profesional de una cerrajería experta en este ámbito e instalar una cerradura mucho más segura y resistente.

¿Cuál es la cerradura más segura?

El método bumping es uno de los más empleados por los ladrones para forzar las cerraduras, con esta técnica introducen una llave manipulada en el cilindro de la cerradura y empiezan a golpearla repetidas veces con una herramienta específica hasta el momento en el que todos pistones del cilindro saltan a la vez, permitiendo el giro de la llave manipulada. Se trata de un método sencillo, limpio, rápido y eficaz que permite a los ladrones entrar en cualquier propiedad en apenas unos minutos.

“El mayor problema del bumping es que requiere un conocimiento y una inversión mínima en materiales. Es una técnica que no requiere gran pericia” nos comenta Vicente Camarasa a la vez que nos demuestra cómo es capaz de abrir una cerradura vulnerable al bumping con esta misma técnica en menos de 20 segundos.

Ante esta técnica existe una protección, la que ofrecen las cerraduras anti-bumping. Estas cerraduras son un gran elemento disuasorio, puesto que complican en gran medida o imposibilitan que se lleve a cabo este método, lo consiguen al aumentar el tiempo necesario para forzar la cerradura, y el tiempo es un factor clave para cualquier delincuente que quiera acceder rápidamente y sin llamar la atención a una vivienda privada. De todas formas, hay muchos tipos de cerraduras con diferentes niveles de protección que se adaptan a las características de cada caso.

Sin duda alguna, para contar con la mejor protección, es recomendable contratar los servicios profesionales de una buena empresa de cerrajería, puesto que cuentan con todos los medios, la experiencia y los conocimientos para determinar cuál es la mejor cerradura para instalar en cada hogar, incorporando las nuevas tecnologías para ofrecer las cerraduras más seguras.

Características de un servicio profesional de cerrajería

Al ser las cerraduras uno de los elementos más importantes, no es recomendable contratar los servicios de cerrajería guiándonos por unos precios bajos, ya que es mucho más importante que una cerrajería sea lo más profesional posible, siendo esta la principal garantía del aumento de la seguridad de nuestras casas.

Algunas de las características más notables de un servicio profesional de cerrajería son las que se describen a continuación.

–    La experiencia es uno de los factores más importantes para una empresa del sector de la cerrajería, por lo que es necesario asegurarnos de que la empresa que contratemos cuente con una larga trayectoria en el sector y haya creado una buena reputación entre sus clientes por un trabajo bien realizado, de gran calidad y efectivo.

–    Un equipo de profesionales que sigan una constante formación, mediante la cual siempre conozcan cuáles son las nuevas técnicas de apertura de puerta y, por lo tanto, cuáles serían las mejores medidas de seguridad para ello. Unos profesionales que se encuentren siempre actualizados son capaces de ofrecer siempre los mejores servicios.

–    Uso de materiales de calidad, un buen servicio de cerrajería no solo garantiza la seguridad a través del trabajo técnico, sino que también es de vital importancia que todos los materiales que se utilicen sean de gran calidad y puedan cumplir su función adecuadamente. Por eso, es necesario comprobar que la cerrajería que contratemos trabaje con materiales que puedan garantizar la máxima calidad.

–    El trato personalizado es esencial para un buen profesional de cerrajería, puesto que su trabajo se adapta a las características y a las necesidades de cada caso, de esta manera, se lleva a cabo un trabajo con gran eficacia.