Quantcast

El sector del alquiler de vehículos comerciales y su adaptación a los nuevos modos de transporte

Vivimos en tiempos de cambios constantes, especialmente en temas referidos a la movilidad. Las grandes ciudades en todo el mundo, sobre todo en los países ricos o mal llamados del primer mundo viven una presión circulatoria enorme, lo que está obligando a administraciones y ayuntamientos a limitar los accesos en vehículo privado al centro de las ciudades, o bien promocionar el uso de vehículos eléctricos con la posibildiad de aparcar en cualquier lugar de la ciudad, no cobrar impuestos de movilidad o bien instalar electrolineras.

Se plantea ya como algo obligado un cambio de mentalidad en los usuarios con respecto a su movilidad, pero esto obviamente debe ir acompañado por medidas públicas y privadas que hagan otros medios de transporte igual de atractivos, viables y cómodos que el transporte privado.

La reducción de tráfico en las ciudades es algo a todas luces posible pues existen ejemplos de hace décadas que así lo atestiguan, como es el caso de Amsterdam, una urbe inundada de coches durante los primeros años de la segunda mitad del siglo XX y que a partir de los años 70 inició una revolución en su viario para adaptar todo su planeamiento urbano al discurrir de las bicicletas.

En los últimos años también hay ejemplos de planes y programas en las ciudades para hacerlas más accesibles a otras formas de transporte menos contaminante.

Los vehículos comerciales y profesionales

Sin embargo, en ocasiones las administraciones y ayuntamientos centra muchas de estas medidas en el usuario particular, dejando a un lado a un gran porcentaje de la población que hace uso a diario de los vehículos comerciales y profesionales.

A la guerra del taxi que se ha vivido este verano en toda España por la aparición de empresas que ofrecen servicios similares y que pretenden que el sector se liberalice se suma la presión que pueden sentir muchos usuarios de vehículos comerciales e industriales por el ascenso continuo del precio de los combustibles.

Este medida tiene como principal objetivo que los usuarios sean conscientes de los problemas que acarrea abusar del tranposte privado motorizado y limitar la entrada de vehículos a las ciudades para evitar taponamientos y atascos.

Estas medidas, que son generalmente muy positivas, a un trabajador que utiliza su vehículo como herramienta de trabajo le pueden resultar todo un fastidio, de ahí que muchas empresas opten por la alternativa del alquiler en lugar de la compra de vehículos.

Los vehículos comerciales y profesionales recorren miles de kilómetros al día, y los coches y furgonetas, obviamente, sufren un desgaste. Las empresas y autónomos tienen entonces varias posiblidades: una es la de adquirir vehículos en propiedad y hacerse cargo de todos los gastos: combustible, seguros, reparaciones, mantenimiento…

Esta parece seguir siendo la opción preferente por parte de empresas y autónomos, pues durante la primera mitad del año en 2018, las matriculaciones de este tipo de vehículos han aumentado un 5,3% con respecto al mismo periodo del año 2016, cifrándose en un total de 16.130 unidades.

El crecimiento fue muy similar en todas las categorías: venta de caminoes, vehículos industriales ligeros, vehículos industriales pesados, tractocamiones y autobuses, autocares y microbuses.

Una segunda alternativa son los vehículos de renting, en las que las empresas pagan una cantidad al mes y a cambio pueden hacer uso del vehículo durante un tiempo determinado y en esa cuota se cubren gastos de seguro, mantenimiento, etc., pero están obligados habitualmente a cubrir una serie de kilómetros al año.

La tercera opción es la que propone Covey. Se trata de un grupo de alquiler de ehículos profesionales que cuenta con más de 15 años de experiencia y delegaciones repartidas por toda la geografía nacional.

Es destacable en los últimos meses su crecimiento a nivel nacional y su presencia en Cataluña, donde disponen de dos delegaciones. Con esta empresa es posible el alquiler de furgonetas en Barcelona y en todo el territorio catalán, pues con su creciente apertura en Girona el alquiler de furgonetas se hace mucho más accesible. Esta empresa ofrece también alquiler de vehículos industriales como carrozados y furgones de frío.

La destacada presencia de Covey en Cataluña es solo una muestra más de que esta empresa apuesta de manera decicida por el alquiler de vehículos industriales. Con la reciente apertura en Girona, Covey cuenta ya con más de 2.000 unidades de vehículos y da empleo directo a 90 personas en todo el territorio nacional. Esta empresa es experta y líder en el sector del frío, el destinado al transporte de mercancías perecederas, de ahí que tenga como gran baluarte el alquiler de vehículos frigoríficos.

Desde Barcelona a Sevilla pasando por todo el MediterráneoD, con amplia presencia en Andalucía, el centro de la Península, el Cantábrico y también Extremadura, Covey cuenta con vehículos de baja antigüedad y una alta disponibilidad de modelos durante todo el año, para ofrecer al cliente un servicio cercano y de calidad.