Quantcast

Los juguetes eróticos también se suman al e-Commerce

No hay duda de que hoy en día está habiendo un auge de dimensiones considerables del comercio electrónico y ningún sector se quiere quedar atrás en este campo; ni siquiera el del erotismo.

 

Así, cada vez se puede encontrar uno con más negocios electrónicos de este sector al realizar la búsqueda -por ejemplo- “sexshop barato online”. Y es que es un campo que aún sigue siendo tabú para la gran mayoría de ciudadanos que buscan así una mayor discreción en su búsqueda de productos eróticos que aquella que tendrían acudiendo a una tienda física (a pesar de que éstas ya de por sí lo son).

 

Las tiendas electrónicas de productos eróticos cuentan con productos originales y de primeras marcas certificados en parámetros de higiene y seguridad, uno de los aspectos más importantes a la hora de escoger productos de este tipo. Es imprescindible que las empresas desechen aquellos productos que no hayan sido dermatológica y clínicamente testados.

 

Reconocidas marcas como Durex, Tenga, Ovo, Satisfyer, Pipedream o Picobong, entre muchas otras, exponen sus artículos para satisfacer las necesidades de sus potenciales clientes con la garantía de una compra segura.

 

Cada vez más mujeres compran productos eróticos en sexshops online

 

Un estudio de Dolce Love señalaba en 2016 que el protagonismo femenino en las compras de juguetes eróticos alcanzaba ya el 80%, en su mayoría en un rango de edad que comprende los 20 y los 45 años, y gastan un 15% más de promedio que los hombres.

 

El despunte de este dato puede deberse al auge de sexshops online que suponen una alternativa más discreta que las tiendas físicas para este sector del público potencial de este mercado.

 

La pérdida de pudor y la amplia variedad de productos, claves en este crecimiento

 

Uno de los factores que ha disparado este mercado es, sin duda, el cambio social que ha generado una cierta pérdida de pudor en la población respecto a décadas anteriores. En esto ha sido muy responsable también el crecimiento de oferta de ficción erótica -tanto literaria como fílmica-, que vive uno de los momentos más fructíferos de su historia.

 

Además, el gran abanico de productos del que disponen estos negocios, mucho mayor que el de antaño, es otro punto a favor para el auge del negocio de estos artículos: la aparición de geles de distintas finalidades, consoladores inteligentes y los preservativos de sabores y distintas texturas ha hecho que la oferta se haya diversificado y, por tanto, requiera de herramientas y soportes que antaño se consideraban inimaginables.