Quantcast

Todo sobre la rinoplastia en Valencia

La rinoplastia es una cirugía para corregir los detalles estéticos en la nariz. Es un procedimiento sumamente complejo debido a que cada milímetro en la operación es de vital importancia. La rinoplastia consiste en modificar pequeños detalles en la estructura de la nariz, con el objetivo de mejorar, y no de cambiar, el aspecto estético.

Las personas que no están conformes con su nariz deciden someterse a una rinoplastia. Es muy importante elegir un centro médico de confianza como la Clínica Noval (clinicanoval.com) si buscas un excelente cirujano plástico en Valencia.

Aspectos fundamentales de la rinoplastia

La rinoplastia debe ser analizada en su parte artística y parte técnica, dos vertientes hermanas que van de la mano.

Parte técnica

Se refiere a que la rinoplastia puede ser abierta o cerrada. La rinoplastia abierta expone la nariz en su totalidad. El procedimiento tiene una duración de tres horas, y tiene la ventaja de que permite analizar la condición de cada estructura, así como valorar cada actuación sobre el hueso y el cartílago de forma separada.

De esta forma, los médicos se pueden asegurar de dejar estructuradas las válvulas nasales interna y externa, cruciales para la respiración. De igual forma, la rinoplastia abierta ofrece a los especialistas la posibilidad de detectar asimetrías internas o déficits estructurales, para que puedan ser corregidos con total seguridad.

Por su parte, la rinoplastia cerrada se aplica para narices que presentan poco defecto, y la cirugía se demora alrededor de una hora. El punto negativo de este procedimiento es que el cirujano puede ver lo que está eliminando, pero desconoce el estado de los elementos que deja en la nariz. Por tanto, pueden surgir diversas secuelas funcionales.

En su vertiente técnica, la rinoplastia no tuvo cambios importantes con el paso del tiempo en las últimas décadas. Durante muchos años se consideró como una cirugía artesanal, que se basa en la utilización del escoplo y el cincel al estilo greco-romano para modelar el hueso nasal. Por suerte, en los últimos años el procedimiento quirúrgico ha evolucionado de forma importante debido a la aparición de los ultrasonidos aplicados al hueso nasal. 

 La rinoplastia en Valencia implementa la rinoplastia ultrasónica, un procedimiento que permite moldear el hueso sin la necesidad de realizar actuaciones agresivas sobre el mismo. Por tanto, genera una menor inflamación y una etapa postoperatoria menos dolorosa, además de una recuperación más acelerada.

Gracias al ultrasonido, el cirujano no tiene necesidad de romper el hueso, lo que resulta de importancia primaria a nivel estético. Con el uso del cincel, escoplo y martillo el hueso no se rompía exactamente donde los médicos realizaban el golpe, sino que se generaban otras fracturas colaterales indeseadas. De esta forma, el procedimiento quirúrgico resultaba más complejo y aumentaban las probabilidades de efectos secundarios.

Por el contrario, el ultrasonido actúa por capas específicamente en el punto seleccionado por el cirujano. Logra trazos de fractura lineales que propician una mejor definición de la nariz.

Parte artística

El primer punto en el que debemos convenir cuando analizamos la parte artística de la rinoplastia, es que no existe ninguna nariz perfecta. Cada persona, de acuerdo a sus gustos, decide qué tipo de nariz es o no estética.

Por tanto, los médicos no buscan una nariz perfecta para sus pacientes, sino que procuran que mejore el aspecto estético y que las personas se sientan más a gusto. Para lograr este objetivo, los cirujanos profesionales se basan en parámetros de proporcionalidad y naturalidad.

El tipo de nariz que se considera atractiva varía dependiendo de la región en el mundo. En algunos países una nariz respingona es lo más deseado, pero no es así en España. Por eso es importante que los cirujanos conozcan muy bien los gustos de cada paciente, y que las personas también escuchen las recomendaciones médicas.

Existen modelos 3D que pretenden mostrar el resultado final de la rinoplastia, pero no son totalmente confiables. Se desconoce con exactitud el aspecto final de la nariz después de pasar por el quirófano, si bien los médicos tienen una idea bastante cercana a la realidad.

Las personas que quieran someterse a una rinoplastia deben acudir al médico para que le muestre casos reales similares al suyo, y así puedan tener una idea bastante realista del resultado final de la operación.