Quantcast

Materiales publicitarios para pymes en 2016

Seguramente te has preguntado qué es lo que le falta a tu empresa para dar el gran salto. Y es que emprender no es una tarea fácil, requiere de mucho esfuerzo, repasar el modelo de negocios, que seguramente ha ido cambiando en el transcurso del tiempo, y tener paciencia ya que los resultados suelen comenzar a verse después del transcurso de dos años. No por nada se dice que sólo tres de cada diez emprendimientos tienen éxito. 

Para ayudar a crecer tu negocio y darle mayor visibilidad hay herramientas publicitarias que son de gran utilidad.
Pero el primer paso es establecer una imagen de marca: un logo que refleje la empresa tanto en su esencia como en la parte comercial, junto con colores y tipografía que se adecúen a lo que quieres transmitir al consumidor. La primera impresión o sea sensación al tener algo nuevo entre las manos, entra por los ojos, por lo que no subestimes la importancia de tu imagen como empresa y cómo te presentas a la hora de planificar la imagen. 

Una vez elegida tu estrategia, comienza a pensar dónde y como quieres darte a conocer. Si tu pyme está enfocada en productos o servicios al público, pues una buena manera es imprimir folletos – o flyers – para mostrar precisamente estos puntos fuertes a los potenciales clientes de manera rápida. Si lo que buscas es dar información en profundidad, tanto del negocio como de precios, así como detalles e imágenes, entonces resulta esencial contar con un buen catálogo que muestre los productos y servicios de tu pyme. Pero si estás pensando en grande, recurre a elementos visuales de gran formato como gigantografías o carteles, que sean visibles a distancia y que rápidamente se puedan identificar con tu marca. 

Busca siempre una buena imprenta, que te asegure que la calidad de la impresión, la resolución de las imágenes, los colores y los materiales se ajusten a lo que estás buscando. 

Piensa además en todos quienes recibirán tu mensaje, como por ejemplo, los clientes. Para ellos, puedes tener una propia campaña de fidelización y mandar a hacer calendarios o artículos de oficina para regalar.

Y no olvides un elemento esencial a la hora de darte a conocer: la tarjeta de visita, un recurso que siempre debes tener a mano, ya que en el día a día pueden surgir nuevas oportunidades y siempre debes estar preparado.