Quantcast

UN HEROICO NADAL CAE CON HONOR EN UN PARTIDO EPICO

La primera manga estuvo extremadamente ajustada. Del Potro comenzó fuerte y se llevo los dos primeros juegos, rompiendo el saque a Nadal en el primero y dejando en blanco el segundo con un servicio demoledor. El manacorí reaccionó, no dejó que el argentino le volviera a romper el saque, y puso el 2-1. A partir de ahí, ninguno de los dos contendientes dieron su brazo a torcer y se hicieron fuertes en su servicio, hasta el 5-5. Del Potro no logró el «break point», sí lo hizo Nadal para poner el definitivo 7-5 y adjudicarse así la primera manga.

El segundo set comenzó nuevamente mal para el español, a pesar de que empezó ganando su saque. Del Potro reaccionó, se impuso en el suyo y se lo rompió a Nadal en el siguiente juego. El de Manacor sirvió para poner el 3-2, pero daba la impresión que iba a ser complicado imponerse a la superioridad del argentino en su servicio, quien puso el 4-2 con un 40-0. Ninguno de los dos permitió que su saque volviera a romperse, lo que llevó a Martín del Potro a empatar el partido ganando el segundo set por 6-4.

El tercer y definitivo envite pasará a la historia por la emoción y lo ajustado hasta el final. Tras la alternancia en el marcador, con el 4-4 se vio a un Rafa Nadal descolocado, con varios errores no forzados en su saque. Completamente fuera de sí ante un Del Potro más sereno. El de Tandil forzó el break point y se puso 5-4. Tuvo en su mano servir para ganar el partido, pero Rafa sacó fuerzas de flaqueza y resurgió de sus cenizas para devolverle al argentino su misma moneda, rompiéndole el saque con un contundente juego en blanco. Nadal cerró los puños con rabia para sobreponerse cuando estaba en el alambre. Luego se quitó de encima tres bolas de rotura y con el 6-6, llegó el tie break. En el desempate, comenzó ganando Del Potro por 3-0. Y aunque Nadal casi consiguió volver a reaccionar, esta vez no ocurrió el milagro.

Se sufrió demasiado, y Rafa Nadal luchó hasta el final, mereciendo ganar en lo que habría sido una victoria histórica, pero no pudo ser. Solo queda el consuelo de poder lograr una medalla de bronce (que no es poco)

La final será el domingo 14 a las 21:00 hora española a cinco sets entre Murray y Del Potro y el 3º y 4º puesto, a las 19:00, a tres sets, entre el tenista balear y el japonés Nishikori

Porque aunque Nadal haya perdido una batalla, aún no ha terminado la guerra.